Un lugar en Caracas ofrece café con preparaciones de distintas partes del mundo

15 Sep 2021 00:22 GMT

El aroma que se siente desde la entrada no es casual, pues hay una tostadora al lado de la puerta del local, ubicado en la ciudad de CaracasIr por un café a la manera turca, pedir un cocoa bomb, servirse una taza de una máquina de capsulas, o disfrutar del clásico guayoyo…
Un lugar en Caracas ofrece café con preparaciones de distintas partes del mundo
  • Ir por un café a la manera turca, pedir un cocoa bomb, servirse una taza de una máquina de capsulas, o disfrutar del clásico guayoyo venezolano colado en manga. Desde marzo de 2021 en la calle Paris de Las Mercedes está Kaldi, un lugar que procura hacer del café una experiencia

El aroma que se siente desde la entrada no es casual, pues hay una tostadora al lado de la puerta del local. La visita a la cafetería Kaldi comienza con un contacto directo con un proceso que, aunque común, para muchos es desconocido. Ahí se tuestan hasta 12 kilos de café cada 20 minutos; luego los granos son extraídos de la máquina, empujados con aire, paseándose por una línea de tubos transparentes que cruzan por el techo de la cafetería, procurando un show visual para los comensales. Hasta caer depositados en los dispensadores de donde reposan separados por el origen de cada lote. Listos para ser molidos y servidos.

Foto: Cortesía

Viajar por el mundo a través de tazas de café

El diseño de la cafetería es un viaje con inspiración en grandes cafeterías de Nueva York, Milán y Bogotá. “Hay pedacitos de la tienda que recrean la estética de otros lugares de café en el mundo. El techo y las lámparas dan un estilo muy neoyorquino, por ejemplo; mientras las tazas son de fabricación y diseño libanés. Pequeños elementos que conectan con el cliente y lo hacen viajar sin salir de Caracas. El resultado es un diseño ambicioso, pero siempre convencidos de que Venezuela se merece espacios de calidad” explica Janinna Poján, gerente de Cafetería Kaldi, a El Diario.

Foto: Cortesía

“Cada día pueden probar un café diferente. Hay un café para cada gusto. Lo logramos a través de una versatilidad de granos, del conocimiento de nuestros baristas y 17 cafeteras diferentes, que representan maneras de tomar café en el mundo. Por ejemplo, servimos café en prensa francesa que es un estilo europeo; pero también tenemos cold brew, una tendencia que se popularizó en Nueva York, en la que el café se extrae durante 8 horas con agua fría, dando otro perfil de sabores.” Agrega Poján, quien también es conocida en redes como @Lacoffeeteacher, por su labor de instructora en la Escuela Venezolana de Barismo.

Foto: Cortesía

Del tradicional café turco al novedoso café en cápsulas

Una de las curiosidades es la posibilidad de tomar café a la manera turca, preparado en un Ibrik – cafetera de metal – tradicional. “Esta es una de las formas más antiguas de preparar café; para ello usamos una molienda fina, porque es un café que no se filtra. Es concentrado, con mucho cuerpo y aroma” cuenta Fernando Velásquez, barista de Kaldi, mientras ofrece un servicio turco a un grupo de clientes. “Mi hermana lee la borra del café” afirma una de las comensales sentada en la barra; haciendo alusión a la cafeomancia, una tradición de los turcos, libaneses y armenios, en la que se busca interpretar el futuro a través del sedimento que deja en la taza tras ser bebido.

Foto: Cortesía

La marca Kaldi también es conocida por su café molido que se comercializa en distintos puntos de venta y por ofrecer máquinas que funcionan con cápsulas de café molido. Una cafetera de uso doméstico, cuyo uso es tan sencillo como colocar una cápsula dentro del dispositivo y esperar que el agua caliente rápidamente y comience a salir el café recién hecho por el dispensador. Una manera de adaptar una máquina de café italiana a la rutina diaria. Aunque pensado para el hogar, la máquina de cápsulas también es una opción popular en su local en Las Mercedes.

“Si buscan algo distinto les preparamos un café en Chemex; una de las cafeteras más estéticas. Inspirada en una jarra de laboratorio de vidrio, combinada con un embudo, y embellecida con un mango de madera y cuero, logrando una pieza tan artística que hay una Chemex expuesta en el museo MOMA de Nueva York. O podemos servir un Origami, que es un método de extracción japonés, elaborado en porcelana e inspirado en la cultura de ese país” comenta Janinna Pojan mientras enumera las cafeteras y métodos con los que este espacio busca hacer del café una experiencia agradable y completa.

Café para todos los gustos

En los sabores también hay variedad y diferentes tendencias, que van desde café con leche de coco o de merey para los veganos o intolerantes a la lactosa, pasando por cafés mezclado con licor 43 a la manera del carajillo español, o un cocoa bomb; concepto estadounidense en el que una esfera de chocolate rellena de malvaviscos se derrite lentamente sobre el café o leche caliente, hasta lograr una taza achocolatada.

Foto: Cortesía

Para hacer del café ese momento de pausa del día, hay tortas, dulces, bollería tradicional francesa. También una tabla de “pastoreo”, en la que el comensal tiene una selección de quesos, embutidos, frutos secos, y trozos de chocolate, para ir armonizando, a manera de tapeo, con sorbos de café. Demostrando la versatilidad de una bebida que puede acompañar mucho más que panecillos dulces y galletas.

Guayoyo y en manga

Foto: Cortesía

Aunque los elementos internacionales son un atractivo, cafetería Kaldi recalca que su oferta principal es café venezolano con variedad de orígenes, cultivado en estados como Mérida, Miranda, Trujillo y Portuguesa. Comprado directamente a los productores, y trabajado en un blend que ofrece un viaje de sabores y aromas por el café de Venezuela.

Es increíble, pero el arraigo del venezolano con su café es tal, que lo que más nos piden – después de los clásicos cafés de maquina italiana- es el guayoyo. Nosotros le llevamos su guayoyera hasta la mesa, y los clientes disfrutan de un colado en manga; con ese aroma particular que nos recuerda a las mañanas en nuestras casas. Parece mentira, pero ese es un café que comúnmente no te ofrecen en las cafeterías en Caracas,” comenta la barista Janinna Pojan, al ser consultada sobre las preferencias de los clientes.

La primera cafetería Kaldi está ubicada en Caracas, en la Calle París de la urbanización Las Mercedes; aunque ya se encuentran con planes de expansión a otras sucursales. En Instagram pueden encontrarlos como CafeteriaKaldi y conocer más sobre su café y propuesta gastronómica.

Noticias relacionadas

Continuar en El Diario