Trucos adelgazar: Cómo adelgazar 50 kilos comiendo comida casera y sin ejercicio extra – El Confidencial

0 Shares
0
0
0

Aunque Pratima Lokwani solo tiene 25 años, lo cierto es que siempre ha sabido que tenía un problema de sobrepeso. Solo media 1,60 de altura, pero llegó a pesar más de 112 kilos, algo excesivo a todas luces a tenor de su pequeña estatura. Por eso tomó la determinación de adelgazar y regresar a un peso mucho más acorde a sus necesidades: ha perdido 51 kilos en menos de un año.

El aumento de peso de esta mujer india fue progresivo: engordó en el instituto, pero no le dio importancia; siguió aumentando de peso cuando fue a la universidad, pero tampoco se inmutó; le diagnosticaron síndrome de ovarios poliquísticos y problemas de tiroides, pero siguió sin hacer nada para cambiar su vida. Tuvo que esperar a un grave problema de salud para tomar cartas en el asunto.

Fue cuando Pratima recibió una dura noticia: su exceso de peso era la causante de que no hubiera tenido menstruación durante un año. Fue entonces cuando se plantó y decidió cambiar su estilo de vida para volver a estar en forma: pero lo hizo a su manera. No iba a embarcarse en dietas milagro ni se sometería a interminables entrenamientos deportivos: lo haría comiendo sano.

Adelgazar comiendo sano

Pratima Lokwani ha explicado a Times of India cómo fue su proceso. Asegura que antes de llegar a su peso máximo solía ​​sentirse estresada, lo que le permitía descansar poco y pasarse todo el día cansada y somnolienta. Por eso, cuando tomó la decisión de eliminar los kilos que le sobraban, lo hizo de manera consciente y sabiendo que tenía por delante un duro camino.

Pasó de usar una talla M a una 6XL, por lo que encontrar ropa que le gustara no era nada fácil

Recuerda que el momento decisivo para tomar esa determinación fue “cuando no pude ponerme la ropa que me gustaba porque no me cabía. Iba a las tiendas, pero una talla 6XL no está fácilmente disponible en la mayoría de los comercios”. Además, también tenía muchos problemas para poder caminar largas distancias y se cansaba con facilidad cuando subía unas pocas escaleras.

Así que cuando superó los 112 kilos de peso decidió que la báscula no seguiría subiendo y comenzó su proceso de adelgazamiento. Su cambio más importante y decisivo fue dejar de alimentarse a base de comida basura y olvidarse de los alimentos preparados. Cambió sus antojos, que hasta entonces se reducían a patatas fritas y chocolatinas, por snacks saludables y eso hizo la diferencia.

Las patatas fritas fueron eliminadas de su dieta (Foto: iStock)
Las patatas fritas fueron eliminadas de su dieta (Foto: iStock)

A partir de ese momento comenzó a adelgazar. La báscula fue descendiendo paulatinamente y comenzó a ver los resultados y a celebrarlos Explica que aprendió a apreciar los hitos que iba consiguiendo en su proceso y que terminaron arrojando magníficos resultados. Y para mantenerse motivada, establecía objetivos realistas y que fueran fácilmente conseguibles, pero que le ayudaban a seguir queriendo adelgazar.

Adelgazó 50 kilos en menos de un año

Durante 10 meses, Pratima se mantuvo alejada de la comida basura y entendió que debía mantenerse concentrada en su proceso. Tiene claro que “la preparación mental es fundamental cuando se desea alcanzar unos objetivos de pérdida de peso“. Pero también lo es aplicar el sentido común: si uno da a su cuerpo alimentos sanos y saludables, tiene mucho terreno ganado.

Por eso, Pratima decidió alimentarse por medio de la cocina casera que había comido en casa cuando era niña. No era necesario hacer grandes sacrificios con sesiones de deporte largas y agotadoras: suprimiendo la comida basura de su dieta y alimentándose de manera equilibrada, fue perdiendo peso poco a poco hasta que logró que la báscula se detuviera en los 61 kilos.

Un ejemplo de su alimentación diaria es así. Para desayunar toma una taza de té con una tortilla; para almorzar, un tazón de quinoa con lentejas o una ración de verduras con una cuajada; y a la hora de la cena suele tomar proteínas, como pollo a la plancha con verduras o un tradicional queso indio que su madre le cocinaba cuando era joven.

Pratima no se volvió loca con el deporte, pero sí que siguió un pequeño entrenamiento. Combinaba unos días de ejercicios de alta intensidad HIIT con otros en los que hacía spinning y los que dedicaba al entrenamiento de pesas. Así logró adelgazar 51 kilos en apenas diez meses y convertirse en la mujer que había soñado. Y lo consiguió por sí misma y con su esfuerzo.

También te pueden interesar