Douglas Zabala: Mi amada Maracaibo

Ayer volvi a recorrer la Avenida Libertador por segunda vez en dos dias. Este afan de caminante contralor es para ratificarme que por fin hubo una autoridad que pusiera punto y aparte a la letal agonia, que por décadas venia viviendo el casco historico de la ciudad y el inexpugnable Mercado Las Pulgas de Maracaibo. Manuel Rosales amagó con convertir a este, otrora emporio del comercio marabino, en un Moll y Gian Carlo Dimartino, hasta un decreto de modernizacion y reacondicionamiento impuso en su gestión como Alcalde, y por no dejar Evelin Trejo, aunque jamás propuso algo al respecto, en medio de un cerro de basura que dejó crecer a su lado, de vez en cuando anunciaba que dejaria a ese hervidero comercial limpiecito y brillante como el sol que nos encandila.…