Lasaña de setas y kale

Para los que vivimos más allá del muro ya han llegado ya el frío, y con él las ganas de encender el horno. Porque ¿a quien no le apetece que la casa se llene de ese olor a cocina de la abuela mientras fuera hace un tiempo de mil demonios? La lasaña es de esos platos que te dejan la casa con olor a familia, a sobremesas interminables y a queso gratinado (que es, después del olor a bebé, el mejor olor del mundo).…

LOS MEJORES DIAS ESTAN POR VERNIR…, por Orlando Viera-Blanco

“Vivimos postrados a la mala leche. A la resistencia a reconocernos como raza mestiza, mulata, negra, parda o blanca de orilla…” Los tiempos son los tiempos. EL Eclesiastés: “Todo tiene su momento y todo cuanto se hace debajo del sol tiene su tiempo. Hay tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de matar y tiempo de curar; tiempo de destruir y tiempo de edificar; tiempo de llorar y tiempo de reír; tiempo de lamentarse y tiempo de danzar; tiempo de esparcir las piedras y tiempo de amontonarlas; tiempo de abrazarse y tiempo de separarse; tiempo de buscar y tiempo de perder; tiempo de rasgar y tiempo de coser; tiempo de callar y tiempo de hablar; tiempo de amar y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra y tiempo de paz”.…

Un mosaico narrativo para Franklin Brito

Los venezolanos vivimos una era regida por un Estado asumido como variante del terror y la muerte. El sino ominoso de esta era brutal ha marcado algunas obras publicadas en los últimos años, pero pocos de esos libros han sido escritos con el anhelo de ofrecer asidero a una inquietud ética irreductible. Una de esas obras excepcionales es El ojo del mandril, (Mérida, Dirección General de Cultura y Extensión dela Universidad de Los Andes, 2014), mosaico narrativo que Laura Cracco (Barquisimeto, 1959) dedicara a la memoria de Franklin Brito, el productor agrícola que falleciera el 30 de agosto de 2010 en un depósito del Hospital Militar, tras 166 días de huelga de hambre.…