Tobos, colas y hambre: la Caracas donde hasta el agua sucia sirve para comer (crónica)

Foto: cortesía“Mira, mijita, no te colees que todos queremos agua”, le dice una mujer a otra. La aludida la mira con odio, pero no le responde; agarra sus potes vacíos y se va, buscando dónde llenarlos. Es sábado, estamos en La Vega y no hay agua desde hace una semana: el mismo karma que vive Venezuela desde hace varias semanas. Son las 11 de la mañana y hace un sol de los mil demonios. Sin que eso les importe, la gente comienza a apilarse en las ventanas de las casas que están en la parte baja de La Vega, porque el agua les llegó la noche anterior y los vecinos, solidarios, sacaron mangueras por las ventanas para que quienes no tienen agua, se surtan.…