New York Times: Aprende a aceptar cumplidos y celebrarte

Joni MajerRead in English Es posible que la idea de animarte a ti mismo después de haber tenido una victoria se sienta raro. Conviene reconocer el buen trabajo, pero uno tampoco quiere sentirse arrogante: es un equilibrio complicado entre alegrarte discretamente por un trabajo bien hecho y no parecer un imbécil. A pesar de esa incomodidad, tener reconocimiento por tus labores hace sentir bien a tu cerebro y te ayuda a lograr más. Las empresas usan los halagos para intentar aumentar la productividad e incluso los ingresos de la compañía; además, los expertos dicen que el impacto psicológico de mantener una visión positiva de tus logros puede disminuir el estrés y fomentar mejores costumbres.…