Una mirada infinita al Cantábrico

Los huérfanos de costa —criados cerca del mar pero haciendo vida en el interior— solemos echar de menos su olor salado, perder la noción del tiempo repasando la línea recta del horizonte o el bucle sonoro de las olas. Y el Cantábrico suena a mar de carácter hasta cuando susurra. MÁS INFORMACIÓNA la isla de Tavira en trenecito El último tesoro del Capitán NemoHay uno de tantos rincones especiales para escucharlo en el Museo de las Anclas de Salinas (Asturias).…