¿Qué libro no prestarías jamás?

A todos los que respondieron, con gratitud Los motivos para no prestar nuestros libros pueden parecer diversos. Sin embargo, tal vez todos obedecen a un tipo de amor que, como pensara Julio Ramón Ribeyro, es de carácter físico, posesivo y suspicaz. «El amante de los libros… —dice el narrador peruano— los ama en sí mismos como cuerpos independientes y vivos, como conjunto de páginas impresas que es necesario no solamente leer, sino palpar, alinear en un estante, incorporar al patrimonio material con el mismo derecho que al bagaje del espíritu.…