Qué hay que saber para distinguir las buenas anchoas

Dedicarte al periodismo gastronómico tiene sus recompensas. Para mí las más grandes no consisten en ponerme ciego a comer en restaurantes caros, sino en tener el privilegio de ver en directo cómo se hacen determinados productos. Siendo un fan fatal de las anchoas, asistir a su elaboración artesanal en una conservera de Santoña (Cantabria) es lujo del de verdad, y poder grabarlo para enseñároslo, otro gustazo igual de grande. En el vídeo de arriba no sólo podréis comprobar lo laborioso y meticuloso que es este proceso, sino que aprenderéis las claves para distinguir una buena anchoa de una cutronga.…