A Maduro lo abandonó casi todo el mundo, incluyendo los presidentes de Ecuador y España

Caracas.- Es un fracaso en toda regla. Un “ridículo internacional”, como lo señalaba este jueves Javier Antonio Vivas Santana en Aporrea. La visita de Nicolás Maduro a la ONU -y en particular su discurso en la sesión plenaria del organismo multilateral- lo terminaron de dejar en evidencia frente a la comunidad internacional. Negó la crisis el presidente. Negó la diáspora. Lo negó absolutamente todo. Y por supuesto, le dejaron el auditorio medio vacío, puesto que no todos los mandatarios estaban dispuestos a escuchar un discurso que ya es calco del libreto diplomático cubano.…