Mi hotel es un pueblo

Los mapas esconden aldeas deshabitadas a las que el progreso fue dejando al margen de las rutas principales. Ruinas sin techo de las que se habían olvidado hasta sus antiguos habitantes. Pero el interés por disfrutar de destinos auténticos y de entornos naturales ha propiciado en algunos casos la recuperación de pequeñas poblaciones como alojamientos turísticos. A veces sus instalaciones ocupan el pueblo por completo, otras veces gran parte. Con aires de casa rural o de hoteles boutique.…