La felicidad única de ser abuelo

Read in English Nunca pensé que podría tener en mis brazos a un bebé durante una hora —mi cabeza a unos centímetros de la de ella, pendiente de cada suspiro, en espera atenta al siguiente sonido de sus labios o movimiento de sus apenas visibles cejas— perfectamente feliz, un idiota en trance por un truco de magia. Pero ahí estaba en el primer día de vida de mi nieta, Avery, tan feliz que no me reconocía a mí mismo.…