La croqueta que alcanzó la perfección

Lo diré alto y claro: no he probado unas croquetas de jamón en un restaurante que me hayan gustado más que las de Solana. No sé si serán las mejores del mundo -en Madrid Fusión 2017 dijeron que sí-, pero ninguna se ha ajustado como ellas a mi patrón croquetero: capa finísima de pan rallado crujiente; interior cremoso, no pastoso, y un sabor limpio a leche fresca y a jamón ibérico para echarse a llorar de alegría.…