New York Times: Olvídate de las pantallas, vuelve a los bosques (con un libro)

“Yo desciendo de guardas forestales, por mi sangre fluye resina de pino silvestre”, me dice el artista Miguel Ángel Blanco: botas de montaña, pantalones de pana verde, chaleco verde, ojos verdes, barba y pelo muy blancos, la silueta recortada sobre un fondo de 1186 estuches de madera con forma de libro, la obra de su vida, la Biblioteca del Bosque. Mientras me muestra el nuevo libro-caja o caja-libro, donde ha fijado un fragmento de lapis specularis, la piedra especular con que construían sus ventanas los romanos, afirma: “Soy un Robinson Crusoe, lo hago todo con mis propias manos”.…