África íntima

Laura Cracco retratada por Lisbeth SalasDurante casi dos décadas, los lectores de Diario de una momia (1989) y Safari Club (1993) nos preguntábamos qué había sido de Laura Cracco, aquella poeta que nos había deslumbrado con la elevada tesitura metafísica y existencial de su voz. ¿Por qué ese vasto silencio, tras haber publicado poemarios con un anclaje tan majestuoso como inusual en los mustios vendajes de la Historia y en el narcótico palpitar de la vida nocturna?…