OPINIÓN | ABERRANTE – por @mingo_1

Venezuela se tiñe de colores lúgubres. Viste de luto. Uno,que pareciera eterno e imposible de arrancar de nuestras vidas, de nuestra cotidianidad. Un luto, dueño de nuestras horas; esas que, algún día, pasarán a ser historia. Una historia contada en primera persona por quienes, en estos tiempos, la padecieron en carne propia. Testimonios de dolientes y sobrevivientes de esta tierra que pierde su gracia y se vuelve una tumba. El lunes, otro nombre engrosó la lista de los horrores que este régimen dictatorial escribe con exceso de sadismo y cinismo.…