Palacio de Elorriaga, descanso palaciego en la antigua aduana

Nada como casarse en un palacio para sentirse príncipes por un día. O para tener mil corazones en Instagram. Es el sueño de cualquier pareja con ganas de dejar para la inmortalidad una instantánea entre jardines, parterres de hierba natural y muros empedrados con la traza de los siglos XVI y XVII. En esas fechas, los hijosdalgo de la Junta de Elorriaga se hicieron construir aquí su sede con la importancia del portazgo o aduana que les autorizaba la administración de un municipio independiente en el camino entre Vitoria y la sierra de Urbasa, donde los arroyos Ricallor y Santo Tomás Ibaia forman los humedales de Salburua, muy apetecibles para pasear.…