“Suicidamiento”

Caracas.- Transcurridos algunos días de la muerte de Fernando Albán, podemos reportar con alivio que no somos una sociedad de amebas. No hemos tomado a la ligera este horroroso asunto, no lo hemos condenado a la categoría de “sucesos sin importancia”. La rabia la hemos metabolizado, sí, pero no hemos pasado la página. Por fortuna, supimos manejar bien nuestras emociones y no se produjo un caos en las calles tipo la protesta “Rodney King”. Si el dolor y la rabia nos hubiera tomado de su cuenta, hoy, además de Fernando, estaríamos contabilizando un incalculable número de muertos y heridos.…