El falso dilema de negociar o no negociar

Caracas.- Nuestra vida transcurre en una constante negociación. En lo personal, lo familiar, lo profesional, lo económico, lo social, lo religioso y tanto más. Negocia uno con los padres, los maestros y profesores, los representantes de la iglesia de la que seamos afiliados, los empleadores, los amigos, los familiares y parientes, los que nos venden o compran algo, aquellos con quienes gestionamos un crédito. Negociamos mucho antes de tener uso de razón y lo haremos mientras tengamos habilidad para tomar decisiones.…