El Cantábrico desde el mítico monte Buciero

El mar desde lo alto adquiere perspectivas vetadas al alcance de los pies. El horizonte sugiere una variable ambigüedad cerrada por el cielo y la geografía del litoral permite sus juegos de reconocimiento desde las alturas. Cuando uno explora el monte Buciero, ese islote que amamanta Santoña, en Cantabria, debe ser consciente que se adentra en un terreno mítico. A sus faldas y entre sus caminos conviven fuertes, baterías militares, yacimientos arqueológicos del periodo magdaleniense, dos faros, varias playas, el penal de El Dueso… A sus pies, la playa de Berria extiende su conexión con el Camino de Santiago del Norte y la marisma coquetea con el puerto pesquero que surte toda la industria de conservas santoñesa.…