Cómo freír berenjenas

Un abismo que ni el de Helm separa una buena berenjena frita de una chunga. La primera es crujiente por fuera y cremosa por dentro, y lleva consigo una cantidad relativamente pequeña de aceite. La segunda es una plasta blandurria y cargada de grasa, que da más vueltas en tu estómago que el ciclo de algodón-prendas resistentes de tu lavadora. Para que en nuestras cocinas reine la opción lujo berenjenero y nos mantengamos alejados del modelo esponja churretosa, viajamos hasta uno de los lugares donde mejor fríen esta hortaliza del mundo: Córdoba.…