Salario mínimo en Venezuela: Vivir un mes con 0,92 dólares – Cinco Días

0 Shares
0
0
0

Venezuela, el país pujante de los años 80, parece no tocar fondo en su crisis financiera. En poco más de un año, el salario mínimo ha bajado de los ya escandalosos dos dólares mensuales a cubrir un ingreso de apenas 0,92 dólares por mes. Una cifra que sitúa a cuatro millones de pensionistas y al menos cuatro millones de trabajadores en situación de pobreza extrema. Así, la miseria, los fallos en todos los servicios públicos y la crisis por la pandemia ahogan a una población que aún no decide cuál es el virus más mortal.

El confinamiento estricto del país, impuesto por el Gobierno de Nicolás Maduro durante más de seis meses por el coronavirus, ha avivado la hiperinflación y la devaluación de la moneda, que solo desde marzo ha caído un 82,78%, según datos del Parlamento. Actualmente, el salario se ubica en 400.000 bolívares mensuales, mientras que el euro se cotiza en 482.055 bolívares, lo que supone que un pensionado no puede comprar un euro con su paga de todo un mes. El ingreso logra costear apenas un kilo de harina de maíz de baja calidad o un kilo de arroz

El salario mínimo diario de los venezolanos es de 0,03 dólares, un 98% por debajo del mínimo que establece Naciones Unidas como el umbral de miseria. Con esta cuantía, Venezuela sigue incumpliendo desde julio de 2018 la meta de erradicar la pobreza extrema antes de 2030, recogida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Para intentar compensar el empobrecimiento de la población, el Ejecutivo de Nicolás Maduro asigna, en promedio cada dos meses, bonificaciones a unos 10 millones de venezolanos, pero estos desembolsos nunca superan los cinco dólares.

Laura Montoya es dueña de una tintorería en un centro comercial en Caracas, donde emplea a cuatro personas. La comerciante explica que los salarios han sido acordados en dólares, unos 30 al mes, pero el ingreso se realiza en bolívares según la tasa de cambio del día de paga. “La última vez les transferí 10 millones de bolívares, pero siempre compensamos el salario con alguna bolsa de comida, en la que incluimos un pollo y dos kilos de carne”.

Anteriormente, Montoya balanceaba el salario mínimo con un bono en dólares, pero las propias empleadas pidieron recibir solo bolívares, ya que en los supermercados la tasa de cambio de dólares era muy inferior a la del mercado paralelo que rige la economía venezolana. La inflación en los primeros ocho meses del año se ubica en 1.079,67 %, según datos del Parlamento. Así, comprar un dólar hoy en Venezuela es 480,84 % más caro que a mediados de marzo.

La cesta alimentaria mensual ronda los 300 dólares, según las estimaciones del Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas). Por lo tanto, una familia de cinco personas necesitaría unos 300 salarios mínimos para cubrir la despensa de un mes. Un contratiempo que el Gobierno de Maduro asegura saldar con el sistema de entrega de alimentos subsidiados conocido como CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción), que incluye una caja con 12 kilos de productos, entre los que destacan latas de sardina, latas de atún, harina de trigo, arroz y azúcar. Sin embargo, el contenido puede variar en cada entrega, que sucede cada uno o dos meses.

De acuerdo con la edición más reciente de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), 2019-2020, el 96% de los venezolanos son pobres si se toman en cuenta sus ingresos diarios y todos comen hoy menos que hace cinco años, en algunas ocasiones solo una vez al día. La nación petrolera se ha dejado dos terceras partes de su PIB en seis años de crisis. El golpe de la miseria compite con con el impacto de la pandemia en el país, que hasta ahora deja un balance nacional de 74.363 casos y 621 muertes.

También te pueden interesar