Récord de aminoácidos extraterrestres en un meteorito antártico – www.notimerica.com

0 Shares
0
0
0

   MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) –

   Una gran cantidad de aminoácidos de origen no terrestre ha sido descubierta preservada dentro de un meteorito, tras el análisis de una muestra por científicos del centro Goddard de la NASA.

   Esta roca espacial prístina, denominada Asuka 12236, fue localizada en 2012 por una expedición japonesa y belga a la Antártida y ofrece un vistazo a la evolución de los componentes básicos de la vida en el cosmos.

   La concentración de aminoácidos es el doble de la observada en una roca espacial llamada París, que anteriormente se pensaba que era el meteorito mejor conservado de la misma clase.

   Estas moléculas primordiales ahora descubiertas incluyen los ácidos aspártico y glutámico, que se encuentran entre los 20 aminoácidos que se forman a sí mismos en innumerables disposiciones, formando millones de proteínas. Las proteínas luego pasan a impulsar los engranajes químicos de la vida en la Tierra, incluidas las funciones corporales esenciales en los animales.

   Dirigido por el astrobiólogo de Goddard Daniel P. Glavin, el equipo también encontró que Asuka 12236 tenía versiones con giro a la izquierda de algunos aminoácidos. Hay una versión de imagen especular de giro a derecha e izquierda de cada aminoácido, como si tus manos fueran imágenes especulares entre sí. Toda la vida conocida usa solo aminoácidos con giro a la izquierda para construir proteínas. Glavin y sus colegas están descubriendo cada vez más que los meteoritos están repletos de estos precursores químicos de la vida.

   “Los meteoritos nos dicen que había un sesgo inherente hacia los aminoácidos con giro a la izquierda antes de que comenzara la vida”, dijo Glavin en un comunicado. “El gran misterio es ¿por qué?”

   Para llegar al fondo de lo que hace que el giro a la izquierda sea tan especial, Glavin y su equipo investigan cientos de meteoritos. Cuanto mayor sea la variedad de orígenes, químicas y edades, mejor. Las diferencias en los tipos y cantidades de aminoácidos conservados en estas rocas permiten a los científicos crear un registro de cómo estas moléculas evolucionaron a través del tiempo y las circunstancias, incluida la exposición al agua y al calor dentro de sus asteroides originales.

   En la línea de tiempo del sistema solar, Asuka 12236 encaja desde el principio; de hecho, algunos científicos piensan que pequeñas piezas del meteorito son anteriores al sistema solar. Varias líneas de evidencia sugieren que la composición química original de Asuka 12236 es la mejor conservada en una categoría de meteoritos ricos en carbono conocidos como condritas CM. Estas se encuentran entre las rocas más interesantes para estudiar para los científicos que se centran en el origen de la vida, ya que muchas contienen una mezcla muy compleja de compuestos orgánicos asociados con los seres vivos.

   Los científicos han determinado que el interior de Asuka 12236 está muy bien conservado porque la roca estuvo expuesta a muy poca agua líquida o calor, tanto cuando todavía formaba parte de un asteroide como más tarde, cuando se encontraba en la Antártida esperando ser descubierta. Pueden saberlo según los tipos de minerales que se encuentran en su interior.

   La escasez de minerales arcillosos es una pista, dado que este tipo de minerales están formados por agua. Otra pista es que Asuka 12236 tiene una gran cantidad de metal de hierro que no se ha oxidado, una indicación de que el meteorito no ha sido expuesto al oxígeno del agua. La roca también contiene una gran cantidad de granos de silicato con composiciones químicas inusuales que indican que se formaron en estrellas antiguas que murieron antes de que comenzara a formarse el Sol. Dado que estos minerales de silicato suelen ser fácilmente destruidos por el agua, los científicos no los encuentran en meteoritos menos prístinos que Asuka 12236.

   “Es divertido pensar en cómo estas cosas caen a la Tierra y están llenas de toda esta información diferente sobre cómo se formó el sistema solar, y cómo se acumularon los elementos en la galaxia”, dijo Conel M. O’D.Alexander, científico de la Carnegie Institution for Science en Washington, D.C., que colaboró con el equipo de Glavin en el análisis de Asuka 12236, que se publicó el 20 de agosto en la revista Meteoritics and Planetary Science.

También te pueden interesar

Ventas digitales en julio de 2020: Paper Mario se cuela en el top 10 de títulos para consolas y Pokémon GO vive su mejor mes desde agosto de 2016 – Nintenderos.com

Gracias a SuperData hemos podido conocer los juegos que más ventas digitales han producido tanto para consolas como en el mercado móvil y PC. Dentro del mercado de consolas, Paper Mario: The Origami King se cuela en su primer mes en el puesto número 8 con la cifra nada despreciable de 555.000 copias. En dicho listado […]