Realme X50 Pro 5G: el gran problema de algunos móviles no son las otras marcas, sino su ‘hermano pequeño’ – Gizmodo en Español

0 Shares
0
0
0

El Realme X50 Pro

El Realme X50 Pro
Imagen: Julio Cerezo

Huawei, OnePlus, Realme, Samsung, Apple, Asus, Google, Oppo… el mercado de los smartphones está más saturado que nunca, y ante tal cantidad de oferta es difícil atinar con cuáles son los mejores móviles calidad-precio, porque las diferencias entre unos y otros son cada vez más nimias. Y, aunque suene raro, muchas veces la competencia más feroz está dentro de casa, como le pasa al Realme X50 Pro.

Me explico: seguro que a estas alturas ya os habréis dado cuenta de las nuevas nomenglaturas que acompañan hoy en día a los móviles. Hablo de todos esos “plus”, “ultra”, “pro” y demás. Como las marcas no parecen tener suficiente con inundar el mercado de modelos diferentes, ahora cada uno de ellos se fragmenta en otras tantas variantes, y muchas veces la línea entre los modelos “Pro”, como el que analizamos hoy aquí, y sus hermanos pequeños es tan fina que a veces se antoja difícil recomendar el modelo más caro de los que hay presentes.

¿Significa esto que el Realme X50 Pro no es un buen teléfono? Al contrario, es un nuy6buen teléfono. La marca china está haciendo las cosas muy bien y ya consiguió sorprender a todos en la parte media-baja de la tabla con su Realme 6, así que su último “flagship killer” no es para menos. Pero ¿será suficiente el apelativo “Pro” y un puñado de mejoras para ser más atractivo que su hermano pequeño? Veámoslo.

Lo bueno

Empecemos por los puntos fuertes del móvil. El primero de todos ellos es el rendimiento: un Snapdragon 865 (el más potente de Qualcomm), 8GB de RAM (tienes también la opción de elegir 12 si prefieres, pero no se me ocurre casi ningún caso en el que merezca la pena gastarse ese dinero extra) y 128 GB de almacenamiento (ampliables a 256 GB) que se convierten en la mejor carta de presentación de este móvil. Con estas especificaciones, este smartphone tiene potencia para dar y tomar, y poco que envidiar al resto de marcas.

Otro gran argumento a favor de este teléfono es su pantalla. Si de algo sirve que Realme pertenezca a otra empresa matriz —BBK Electronics— es que puede aprovecharse de los puntos fuertes de sus empresas hermanas, y justo en este apartado OnePlus, Oppo y Realme —las tres propiedad de BBK Electronics— están dando en la tecla con sus paneles.

Aunque la pantalla Super AMOLED Full HD+ (2400 x 1800) del X50 Pro esté un peldaño por debajo que la de los mejores gama alta, como el Galaxy S20 Ultra de Samsung o el Find X2 Pro de Oppo, no notarás una gran diferencia frente a los máximos referentes en esta categoría, sobre todo en la tasa de refresco (90Hz frente a 120Hz).

Cuando activas el filtro de protección ocular la pantalla se vuelve ligeramente más cálida de lo que me gustaría.

Cuando activas el filtro de protección ocular la pantalla se vuelve ligeramente más cálida de lo que me gustaría.
Imagen: Julio Cerezo

Donde sí ha conseguido sacar ventaja a muchos de sus rivales Realme es el apartado de la batería. No es que sus 4200 mAh sean una cosa apabullante —dan para un día entero sin problemas y poco más—, es que la verdadera magia está en la carga rápida del teléfono. Su cargador SuperDart de 65W hace que batería pase de 0 a 100 en algo menos de 40 minutos. No está a la altura de lo que está empezando a mostrar Oppo ahora, pero no por ello deja de resultar sumamente espectacular.

Y a nivel de sistema operativo hay pocas cosas que le podamos echar en cara a Realme. El móvil utiliza Android 10 con la versión de personalización de Realme, llamada Realme UI. La fluidez es perfecta, tenemos cierto grado de personalización en los menús y un diseño en general muy parecido a Android puro. Quizás a Realme le venga bien soltarse un poco en este aspecto para traer innovaciones interesantes a la mesa que no tengan sus rivales, pero lo que tiene de momento funciona como un tiro. Si has tenido un Oppo o un OnePlus antes, todo te resultará especialmente familiar.

La interfaz de Realme UI está bastante bien, pero todavía le falta arriesgar un poco a la empresa china para poner novedades encima de la mesa.

La interfaz de Realme UI está bastante bien, pero todavía le falta arriesgar un poco a la empresa china para poner novedades encima de la mesa.
Imagen: Julio Cerezo

Lo malo

Este móvil es… como decirlo… algo aparatoso. Sus 205 gramos de peso y, sobre todo, su grosor, hacen que manejar el móvil y llevarlo contigo sea un aspecto engorroso. He tenido móviles de peso similar, pero ninguno me ha dado la sensación de ser tan “tosco” como el X50 Pro. Eso sí, a la calidad de construcción del teléfono en general y a la botonera no se le puede reprochar gran cosa.

También a nivel de diseño se le pueden echar en cara un par de cosas más. La primera es el enorme agujero que hay en el frontal del teléfono. No creo que haya muchas personas que echen en falta una segunda lente en la parte delantera de un móvil y realmente echa por tierra el buen aprovechamiento de la pantalla que había conseguido Realme, ya que es notablemente más intrusivo que un simple agujero en la esquina. Teniendo en cuenta que el móvil no tiene ningún tipo de certificación de resistencia al agua, la verdad es que podrían haber intentado solventar lo del agujero frontal con un mecanismo de cámara pop-up, pero no ha sido el caso.

La segunda crítica a nivel de diseño es que no incluya un jack para auriculares. Se que tampoco habrá muchos que lo echen en falta a estas alturas de la película, sobre todo cuando la mayoría de los fabricantes lo han eliminado ya de sus terminales, pero después de haber visto el grosor que ya tiene de por sí el teléfono, hubiese sido una forma de ayudar a justificarlo.

Pero todavía nos queda hablar del verdadero talón de Aquiles que tienen todos los Realme: sus cámaras.

Las cámaras: el talón de Aquiles de Realme.

Las cámaras: el talón de Aquiles de Realme.
Imagen: Julio Cerezo

Las cámaras

Comencemos con la principal: una lente de 64 MP y F/1.8 que, como era de esperar, se trata de la mejor de todas. Buen nivel de detalle, un rango dinámico bastante potable y unos colores quizás algo más saturados de lo que deberían, aunque en general no hay gran cosa que podamos objetarle a esta lente. Con el modo noche sigue aguantando decentemente en condiciones de poca luz, aunque la calidad sea peor. Sin duda este no es un aspecto en el que vaya a destacar la marca china frente a sus competidores. Hay que recordar que también tenemos la opción de disparar con los 64 MP del sensor en vez de utilizar el pixel binning, pero la diferencia es casi imperceptible.

En cambio, la lente ultra gran angular de 8 MP baja notablemente el nivel. En condiciones de buena luz todavía mantiene bien los detalles, pero en cuanto la luz disminuye un poco el bajón de calidad es bastante pronunciado. También en escenas algo más complejas de luz tenemos un rango dinámico mucho peor, con blancos sobreexpuestos y negros sin detalles.

Y luego está también la lente teleobjetivo de 12 MP, que aporta un zoom óptico x2 que le da algo más de versatilidad al teléfono. Con zoom digital podemos llegar hasta un 20x, pero a partir del zoom x5 no hay mucho que rascar. Los resultados en términos de luz, detalle y contraste dejan bastante mejor regusto que los del ultra gran angular.

De las cámaras frontales tampoco hay mucho que aportar: tenemos una lente de 32 megapíxeles bastante decente y un gran angular de 8 megapíxeles que adolece de los mismos fallos que su homóloga trasera: peor rango dinámico y mucho menos detalle.

El efecto bokeh merece una mención aparte porque está bastante bien conseguido —hay que recordar que tiene un sensor dedicado para ello— y da buenos resultados incluso en escenas complicadas.

Conclusión

Si algo podemos decir del Realme X50 Pro es que es un móvil competitivo. Ojo, que competitivo no significa barato. A día de hoy el X50 Pro 5G cuesta la friolera de 600€, algo que está todavía por debajo de algunos de sus rivales directos, como el OnePlus 8 Pro o el Samsung S20, por lo que todavía puede considerarse un ‘Flagship Killer”, pero para todo aquel que mire con lupa el aspecto del dinero, creo que la respuesta está en otras opciones algo más modestas.

Ya lo hemos dicho al principio, el enemigo muchas veces está en casa y uno de los grandes rivales del Realme X50 Pro es su hermano pequeño, el Realme X50. Vale que el X50 se deja algunas cosas por el camino, como la lente teleobjetivo, el cambio de una pantalla Super AMOLED por una LCD (eso sí, de 120Hz) o un poco menos de definición en la lente principal, pero este móvil demuestra que incluso con un procesador ligeramente peor (un Snapdragon 765G) todavía puede rendir a la perfección en todos los escenarios y aportar conectividad 5G a un precio mucho más reducido: 349 euros. ¿Sacrificarás algunas cosas? Sí, pero esos 250 euros de diferencia posiblemente lo merezcan.

En resumen

  • No se le puede poner ni un pero al rendimiento: compite al nivel de los mejores.
  • La carga rápida de 65W es uno de los mejores argumentos para apostar por este teléfono.
  • Es demasiado voluminoso y pesado.
  • Las cámaras siguen siendo la asignatura pendiente de Realme,: salvo la lente principal el resto sufren un bajón considerable.
  • La pantalla tiene una definición y una fluidez extraordinarias.
  • Es un móvil Dual Sim pero no tiene ningún tipo de resistencia al agua.
  • El módulo de la cámara frontal es demasiado grande e intrusivo.
También te pueden interesar

Ventas digitales en julio de 2020: Paper Mario se cuela en el top 10 de títulos para consolas y Pokémon GO vive su mejor mes desde agosto de 2016 – Nintenderos.com

Gracias a SuperData hemos podido conocer los juegos que más ventas digitales han producido tanto para consolas como en el mercado móvil y PC. Dentro del mercado de consolas, Paper Mario: The Origami King se cuela en su primer mes en el puesto número 8 con la cifra nada despreciable de 555.000 copias. En dicho listado […]