Rasgos de Simón Bolívar que lo hicieron Libertador – teleSUR TV

0 Shares
0
0
0

Simón Bolívar, militar y político venezolano, nació en Caracas el 24 de julio de 1783 bajo el nombre de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte y Palacios Blanco, lo que refleja la procedencia de una familia católica y de larga trayectoria.

LEA TAMBIÉN: 

Venezuela rechaza agresión contra estatua de Bolívar en Madrid

Desde joven, Bolívar demostró resaltantes dotes en la escritura, una realidad que recorre todos los continentes a través de sus cartas, manifiestos y demás escritos traducidos en más de 7 idiomas.

Se formó bajo la tutela de grandes pensadores y profesores destacados para la época por su intelecto y aportes a la educación, entre ellos, Simón Rodríguez y Andrés Bello.

Bolívar, consagrado en la historia como el Libertador de América, tuvo la capacidad de organizar a un ejército de soldados y oficiales de distintas nacionalidades, con el objetivo de poner fin al proceso de colonización europeo llevado a cabo en la región durante más de 300 años.

 



Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela fueron los países donde se inició la Revolución Bolivariana con la determinación de aquel joven militar que entregó su vida a la lucha por  la justicia y la soberanía de todo un continente.

A 237 años de su nacimiento recordamos a Bolívar desde una pequeña mirada a los rasgos más influyentes de su personalidad, que indudablemente lo llevaron a ser enaltecido como el Libertador de América.

Consciente

Desde muy joven demostró una consciencia analítica y crítica, que le permitió detectar las injusticias en los acontecimientos políticos y sociales que se experimentaban para la época bajo el imperio español.

Con 22 años Bolívar fue capaz de jurar a su profesor Simón Rodríguez, mientras se encontraban en el Monte Sacro ubicado en Roma (Italia), que daría su vida por la liberación de los pueblos de América.

Juramento en el Monte Sacro, Roma (Italia).

“¡Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, juro por mi honor, y juro por mi Patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español!”

Sensible

Con una forma empática de darle lectura a los hechos del momento, donde no escapaban los de su vida personal, Bolívar demostró su pasión por todo lo que le rodea, valorando la esencia de quienes lo acompañaban e incluso de quienes le adversaban al momento de sus hazañas y victorias independentistas.

Así lo expone claramente en el decreto de Guerra a Muerte, escrito el 15 de junio de 1813 durante el desarrollo de la Campaña Admirable, dirigido a los españoles y canarios para obligarlos a ceder ante la independencia de los pueblos americanos.  

El Libertador Simón Bolívar firmando el Decreto de Guerra a Muerte.

“A pesar de nuestros justos resentimientos contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón se digna, aún, a abrirles por última vez una vía a la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir entre nosotros pacíficamente, si detestando sus crímenes y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso de la España…”

Decidido

En medio de las batallas y las vicisitudes que se presentaron ante Bolívar y su ejército, con el objetivo de hacerlos desfallecer ante la idea de una América independiente, el ya proclamado Libertador se mantuvo firme y decidido.

Lo demostró durante los 78 días de la estratégica batalla de Boyacá por la liberación de Colombia, que dio paso a la consagración de la Nueva Granada formada por Colombia, Venezuela y Ecuador principalmente y a la que luego tendría adhesión, Panamá.

Valiente

Incluso desde el lecho de su muerte, Simón Bolívar manifestó sus rasgos más valientes que aseveran una sensata intención por la emancipación de los pueblos de Nuestra América.  

Muerte de Simón Bolívar, por Antonio Herrera Toro.

“Mis últimos votos son por la felicidad de la Patria. ¡Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro!”.

También te pueden interesar