¿Quién mató a Rafael Orozco? – infobae

0 Shares
0
0
0
infobae-image

Rafael Orozco fue uno de los principales exponentes del vallenato colombiano, como líder de la agrupación musical Binomio de Oro. Un camino que lo llevó a la fama, pero, quizás, también a su prematura muerte, a los 38 años de edad.

Eran casi las 10 de la noche del jueves 11 de junio de 1992 cuando Rafael Orozco Maestre fue solicitado en la puerta de su casa, ubicada en un exclusivo sector al norte de la ciudad de Barranquilla, por los músicos de la agrupación de Diomedes Díaz, Francisco Javier Corena y Alfonso Ariza De la Hoz, quienes habían ido a pedirle prestados unos instrumentos musicales.

Mientras conversaban en la terraza de la vivienda, llegó un hombre que, según las versiones de los músicos, disparó 10 veces contra el cantante. Solo una bala no penetró en su cuerpo, las otras nueve hicieron blanco en distintas partes de su humanidad del músico, incluyendo la cabeza.

Clara Elena Cabello, esposa de Orozco, al escuchar los disparos corrió hacia donde se encontraba Rafael y lo halló casi sin vida, tirado en el pavimento. Con la ayuda de los músicos, logró introducirlo en su vehículo e, inmediatamente, lo trasladó a la Clínica del Caribe en Barranquilla, donde minutos más tarde fue declarado oficialmente muerto.

Rafael Orozco con su esposa Clara Cabello.
Rafael Orozco con su esposa Clara Cabello.

Tras seis años de recolección de pruebas, y de recibir las declaraciones de varios testigos, las autoridades determinaron que todo se trató de un “crimen pasional”.

Seis años tardó la Fiscalía de Barranquilla para esclarecer el homicidio del artista, intérprete de éxitos como “Solo para ti”, “La creciente”, “Dime pajarito”, “Nostalgia” o “No sé pedir perdón”.

José Reinaldo Fiallo Jácome, conocido como ‘El Nano’ Fiallo y vinculado a un cartel de la costa atlántica, fue el autor intelectual del crimen contra el cantante, concluyó la Fiscalía.

Mientras que el autor material del crimen fue Sergio González Torres, alias Tato, guardaespaldas de Fiallo. El sujeto habría cumplido las órdenes expresas del supuesto narco para quitarle la vida a Orozco.

El ente acusador ordenó la captura de Fiallo; sin embargo, esto nunca pasó, porque apareció muerto en una calle de Medellín el 18 de noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas alias ‘Tato’.

El asesinato de José Reinaldo Fiallo se le atribuyó al cartel de Medellín como supuesta venganza de Pablo Escobar por el asesinato de Rafael Orozco, teoría que nunca fue constatada por las autoridades.

En cuanto a los motivos que llevaron a ‘El Nano’ Fiallo ordenar el asesinato de Orozco, la Fiscalía dictaminó que se trató de un lío amoroso. Se dice que el cantante habría sostenido una relación con María Angélica Navarro, expareja del supuesto narco, lo que desencadenó su furia.

El 26 de junio de 1992, la joven Navarro, de 24 años, rindió una declaración jurada ante la jueza 17 de Instrucción Criminal. En su testimonio, admitió haber tenido una relación con el artista vallenato, así como haber salido algunas veces a bailar con Fiallo.

Pero, otra versión que cobró importancia en los años posteriores a la muerte de Orozco fue que el artista habría tenido vínculos con el narcotráfico y que su muerte se trató de un ajuste de cuentas.

Un testigo le relató a la revista Semana que la muerte del intérprete no se debió a un lío de faldas, sino que, supuestamente, el cantante Rafael Orozco llevaba cuatro años trabajando con el cartel de la Costa.

El testigo aseguró que el cantante “era uno de los mejores lavadores de dólares. […] Cada vez que salía del país, especialmente a Estados Unidos, se llevaba su colección de acordeones. Eran 12 en total. Allá los desarmaba y los rellenaba de dólares que luego entraba al país sin ningún misterio, pues era un ídolo y nadie lo molestaba”.

Rafael Orozco fue declarado muerto a los 38 años de edad en la Clínica del Caribe en Barranquilla.
Rafael Orozco fue declarado muerto a los 38 años de edad en la Clínica del Caribe en Barranquilla.

Según el testigo, todo marchaba bien hasta que Orozco pidió que le aumentaran su participación en el negocio. Eso habría incomodado a la gente del cartel, que luego se molestó más porque en un viaje “tres de los 12 acordeones, que venían con 12 millones de dólares, se perdieron. Orozco se comprometió a recuperar la plata, pero nunca cumplió. (…) Él se torció y se quedó con el billete”, sostuvo el informante, lo que habría motivado a los mafiosos a tomar represalias contra el artista.

La justicia colombiana, en 1994, validó las versiones sobre el crimen pasional y cerró el caso dando como culpables a Fiallo y su escolta. No se relacionó a Orozco con las versiones de su supuesto vínculo con el narcotráfico.

La tumba de Rafael Orozco Maestre es visitada cada año por cientos de seguidores de la música vallenata que lo recuerdan con cariño.

En la lápida está la letra de la canción “Solo para ti” y un par de inscripciones: “Te seguiré queriendo, tu esposa Clara Elena”, y “Te seguiremos adorando papurri lindo”, firmada por Kelly, Wendy y Lorraine, sus tres hijas.

https://www.infobae.com/america/colombia/2020/08/02/pablo-escobar-el-asesinato-de-una-de-las-voces-mas-celebres-del-vallenato-y-una-venganza-un-misterio-que-se-reabre/

También te pueden interesar