¿Quién es Roy Jones Jr.?: Leyenda del boxeo y rival de Mike Tyson – AS

0 Shares
0
0
0

Este jueves el boxeo paralizó el mundo del deporte. Mike Tyson anunció que con 54 años y tras 15 retirado volverá a subirse a un ring. Será en una exhibición. No es la primera, ya en 2006 hizo varias contra Corey “T-Rex” Sanders, pero tras tanto tiempo y con un estado de forma envidiable ha sido noticia mundial. Además, ‘Iron-Mike’ no se ha buscado un rival cualquiera. Será otra leyenda del boxeo, quien estadísticamente hablando ha sido mejor (mediáticamente, nadie se puede acercar a Tyson). Es Roy Jones Jr.. El estadounidense tiene 51 años y está retirado desde el 2018, aunque quizá los aficionados mas jóvenes del lugar no tenga un recuerdo muy grande de él. Sus mejores años fueron en la década del 90 y principios del 2000.

Es una leyenda porque es el primer boxeador en ser campeón mundial del pesado habiendo logrado su primer cinturón en el peso medio. Jones ha sido monarca en el medio, supermedio, semipesado (su mayor reinado) y el pesado en al menos uno de los cuatro principales organismos que regulan el boxeo (WBC, WBA, IBF y WBO). En su última época también ostentó cinturones mundiales en el crucero, pero de organismos menores. Cuando decidió colgar los guantes de manera definitiva lo hizo tras 29 años de profesional y con un récord de 66 victorias (47 KO) y 9 derrotas.

Roy Jones Jr. tuvo una infancia muy dura

Roy Jones Jr. era hijo de un veterano de Vietnam. En casa era con un instructor militar a la antigua usanza. Utilizaba al menos 20 minutos al día para discutir con él, insultarle, enfadarle y también pegarle. Ese maltrato nunca cambió, de hecho con el paso de los años se endureció y no era solo en el ámbito familiar, también en el gimnasio de boxeo que su padre regentaba y en el que ayudaba a niños en riesgo de exclusión social. “Tras un tiempo no me importaba hacerme daño o morir. Me dolía todo el día, todos los días, le tenía tanto miedo a mi padre… Él se detenía con su camioneta y comenzaba a buscar algo que había hecho mal. No había escapatoria“, reconoció en una entrevista a Sport Illustrated.

Pese a que el caso estaba claro, Jones nunca lo consideró maltrato. Creía que su padre lo hacía para que fuese más duro y pudiese con todo. Y piensa que salió bien, ya que desde muy joven destacó en su carrera deportiva. Ganó varios años el prestigioso torneo de los ‘Golden Gloves’ y fue oro en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. Ese metal le llegó tras una investigación, ya que en la final había perdido por decisión unánime ante el local Park Si-Hun, que había lanzando 32 golpes por los 86 de Jones. Finalmente tuvo el oro y un año mas tarde dio el salto al campo profesional. Con un estilo anárquico en el que destacaba su velocidad de manos y defensa, Jones creció muy rápido.

El primer mundial lo ganó ante Bernard Hopkins

En mayo de 1993 le llevó la primera oportunidad por un título Mundial. Se enfrentó a Bernard Hopkins por el Mundial IBF del peso medio, el cual estaba vacante. A ese pleito llegaba invicto en 21 peleas. Había ganado 20 por KO, pero ante Hopkins se fue a las cartulinas. “Tenía velocidad, reflejos, era poco ortodoxo… Nadie le habría ganado a Roy Jones en ese nivel que tenía en ese momento. Fue lo suficientemente inteligente para neutralizar mis mejores armas y lo suficientemente inteligente para no ser conectado con mis mejores golpe”, admitió Hopkins años después en la revista The Ring. En 1994 hizo una defensa de ese cetro y decidió subir al peso supermedio. Derrotó al campeón James Toney y tuvo cinco defensas hasta que decidió volver cambiar de categoría. Ascendió al semipesado en 1996. Ganó el cinturón Interino WBC frente a Mike McCallum y en 1997 se enfrentó a Montell Griffin, campeón absoluto de ese organismo.

En ese momento Jones era uno de los púgiles del momento, pero sufrió su primera derrota. Eso sí, fue por descalificación. Y es que el púgil tenía tanta calidad como acciones polémicas en el ring. Ante Griffin dominaba, pero cuando en el 10º asalto le pegó cuando ya estaba en el suelo. Diez meses después tuvo la revancha y salió tan enrabietado que lo noqueó en un asalto. Ahí comenzó su reinado más reconocido por todos. Unificó primero ante Lou Del Valle (monarca WBA en ese momento) y después ante Reggie Johnson (IBF), tres títulos de los principales organismos a los que fue sumando otros menores. La pelea ante Johnson fue en junio de 1999, la última que disputó en ese década. Su nivel y su legado, ya en activo, era tal que fue nombrado “Boxeador de la Década de los 90” por la Asociación de Escritores de Boxeo de América.

Logro histórico e inicio del declive

Ver a Roy Jones Jr. era una delicia. Era muy superior en el peso pesado y en 2003 intentó hacer la machada. Subió al peso pesado para desafiar al campeón WBA, John Ruiz. Le ganó a los puntos. Se convirtió así en el primer campeón del medio que también reinaba en el pesado. Eso sí, su estancia en la división fue corta, ya que después retornó al semipesado. Tras Ruiz se enfrentó a Antonio Tarver, a quien ganó en 2003 y contra el que perdió en 2004. Fue una sorpresa verle noqueado en el segundo asalto. Le quedó en propiedad el título IBF, el cual se jugó en su siguiente pelea… y de nuevo volvió a ser noqueado, esta vez frente por Glen Johnson. Con dos derrotas consecutivas, parecía que su tiempo había pasado. Intentó demostrar que no era así e hizo la trilogía con Tarver. Perdió de nuevo, aunque esta vez a los puntos.

Reuters’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.044776119403″>

Roy Jones, en la lona tras ser noqueado por Tarver.

Ese bajón era real. Desde su tercera pelea con Tarver, Jones perdió cuatro de sus siguientes nueve peleas. Dos fueron por KO, frente a Danny Green y Denis Lebedev. La retirada parecía la única opción, pero se empeñó en seguir. Eso sí, el KO frente a Lebedev y la derrota anterior contra Bernard Hopkins hicieron que se diese cuenta que debía cambiar su camino. Se olvidó de grandes nombres y grandes títulos. Optó por organismos menores y rivales de calidad también mas baja. Desde Lebedev hasta su retirada disputó 13 peleas mas. Ganó 12 y perdió una, otra vez por KO.

Su retiro lo realizó en su ciudad natal, Pensacola (Florida). Fue en febrero de 2018. Llevaba justo un año sin pelear. Volvió y ganó a los puntos. Al finalizar reconoció que se había lesionado en el bíceps en la previa, pero que siguió adelante. Lo dejaba tras 29 años como profesional y con 49 años… o no, porque al terminar retó al excampeón de UFC Anderson Silva a una pelea de boxeo. Nunca llegó a cristalizar. Si se materializó la exhibición con Mike Tyson. El 12 de septiembre le esperan ocho asaltos, en el peso pesado y sin casco. Un combate que ha levantado mucha expectación, pero que puede ser peligroso para ambos si no cumplen con la palabra “exhibición” y van con cuidado. En la parte final de sus carreras los dos sufrieron y el tiempo ha pasado. Pese a todo el mundo se ha paralizado. La figura de ‘Iron-Mike’ es conocida por el mundo entero y los aficionados del boxeo no pueden olvidar el legado de Jones. Dos leyendas chocarán en California.

También te pueden interesar