Perjudicados y beneficiados por la ausencia del Balón de Oro – AS

La pelea por el cetro futbolístico europeo parecía muy abierta en esta ocasión, pero France Football anunció que no habrá premio. Las lecturas son varias.

Por primera vez desde 1956 no habrá Balón de Oro. La pandemia generada por el coronavirus ha obligado a France Football, organizador del galardón, a anular su entrega, algo que no había sucedido nunca en los 61 años de historia del premio. La decisión llega como consecuencia de la alteración del calendario y la poca uniformidad que ha habido en las grandes ligas a la hora de reiniciar -o en algún caso cancelar- lo que restaba de torneo.

Perjudicados

Ahora bien, la decisión deja lecturas muy diferentes para los principales protagonistas del fútbol europeo. Los hay claramente perjudicados. Después de la consecución de la Liga española por parte del Madrid se habían abierto ya algunas candidaturas particulares, especialmente las de Benzema y Sergio Ramos. El delantero francés ha completado la mejor temporada de su carrera e incluso el presidente Florentino Pérez pidió públicamente para él el Balón de Oro. Ramos, por su parte, tenía opciones de acercarse a los puestos altos con sus once goles y su decisiva aportación desde el punto de penalti en la conquista del título.

Lo mismo puede pensar Lewandowski, que concluyó la Bundesliga con 34 goles y todo apunta a que será Bota de Oro. Dependiendo de lo que haga el Bayern en la Champions, en la que los bávaros son uno de los grandes favoritos, hubiera tenido serias opciones de pelear por el galardón. Tampoco podrá ganarlo Cristiano, que seguirá con uno menos que Messi. Su temporada goleadora en Italia es buena y la Juventus tiene a tiro el Scudetto en Italia y avanzar en la Champions. En una situación parecida están Van Dijk y Mané, segundo y quinto el año pasado respectivamente, y campeones de la Premier este curso con el Liverpool.

Beneficiados

Pese a sus 25 goles en la Liga, la opción de Messi parecía difuminarse después de no haber logrado conquistar el campeonato. Todo iba a depender de la Champions. Seguro que mantenerse con seis Balones de Oro en lo más alto de la historia y que Cristiano no pueda igualarle es una buena noticia para él, el auténtico rey del premio.

Igualmente, los jugadores de la liga francesa verán con buenos ojos que no haya ganador, pues tenían francamente complicado llevárselo este año al no haberse concluido la Ligue 1. Ni Mbappé ni Neymar habrían hecho méritos suficientes a ojos de los corresponsales de la publicación (los que emiten sus votos), sobre todo comparados con otros que sí terminaron sus ligas y dejaron cifras goleadoras mucho más altas.

Futbolistas que no han tenido una gran temporada y que aparecían en la lista de la pasada edición tampoco verán con malos ojos la cancelación del premio. Es el caso de Hazard, Griezmann, Luis Suárez, Bale, De Bruyne, Sterling, Agüero… Para ellos, como para todos, otra vez será.