No, sudar mucho en el ejercicio no implica que vayas a adelgazar en menos tiempo – El Confidencial

0 Shares
0
0
0

Al volver al ejercicio físico después de un período prolongado de inactividad, es probable que una de las preguntas que te surjan es si todo lo que sudas se ve materializado de alguna forma en la cantidad de grasa que pierdes. O, directamente, que el esfuerzo ha merecido la pena y te has sometido a un gran desgaste físico. Pero, en realidad, ers una percepción errónea, según apuntan diversas investigaciones.

A veces también puede ocurrir que notes que sudas menos cuanto más deporte hagas porque la sensación de resistencia física aumenta. En todo caso, para resolver todas estas dudas, la revista ‘Business Insider’ ha recopilado una serie de estudios académicos y la opinión de varios expertos sobre el tema que veremos a continuación.

Si tu cuerpo se ha adaptado al ejercicio, se volverá capaz de regular la temperatura corporal y comenzará a sudar más pronto

Para la científica especializada en sudoración Lindsay Baker, del Gatorade Sports Science Institute, la cantidad de sudor que expulsas no tiene relación con que el objetivo haya sido efectivo o no. Sus investigaciones apuntan a que cuanto más se ejercita un atleta, sobre todo realizando actividades aeróbicas como correr o nadar, más sudor tiende a expulsar. Como es lógico, cuando más esfuerzo haces, más calor genera el cuerpo, lo que provoca que el cuerpo sudore.

El sudor, al fin y al cabo, es el mecanismo que genera el cuerpo para enfriarse. Cuando comienza a sentir calor, ya sea realizando ejercicio o en otras circunstancias, las glándulas sudoríparas producen gotas que son expulsadas por los poros. A medida que el agua se evapora en contacto con el aire, la temperatura corporal se estabiliza, volviendo al equilibrio.

¿A qué se debe el sudar más o menos? Hay diversos factores, entre ellos la genética, el género o el peso. Y, por supuesto, los hábitos y estilos de vida. Las personas con más masa corporal, como es bien sabido, tienden a sudar mucho más, ya que se requiere más esfuerzo para mover un cuerpo con más peso que uno de tamaño menor. Otro de los grandes factores son las condiciones ambientales, ya que la temperatura y el grado de humedad del aire también determinan la rapidez con la que se evapora el sudor.

Si estás preocupado porque crees que sudas más de lo que deberías o de lo que se considera normal, no desesperes. Baker halló tras investigar en muchos atletas, que un cuerpo suele expulsar poco más de un litro de sudor por hora mientras está siendo sometido a una actividad física exigente, pero es una cantidad que puede variar mucho.

Aquellos que sudan más son los corredores de resistencia, a diferencia de los que se decantan por ejercicios más cortos pero más intensos

Las personas que tienden a sudar más suelen estar más desacostumbradas a realizar ejercicio físico, ya que al final el cuerpo se adapta al esfuerzo físico. Además, cuanto más resistencia física tengas, sudarás menos, ya que el organismo siempre pretende anticiparse a un entrenamiento tan pronto cuando comienza a calentar. Entonces, comenzará a sudar para enfriarse.

“Si has adaptado a tu cuerpo al ejercicio regular, se volverá más capaz de regular su temperatura corporal y comenzará a sudar más pronto y más para que pueda disipar el calor y mantener la temperatura en equilibrio”, explica la experta. “Los atletas bien entrenados también pueden mantener niveles más altos de intensidad durante sus entrenamientos, lo que también hará que expulsen más sudor”, razona Baker. “Aquellos que sudan más son los corredores de resistencia, mientras que los que se decantan por ejercicios más cortos pero más intensos no lo harán tanto”.

Precauciones

El peligro que entraña sudar demasiado es el riesgo de sufrir deshidratación. Al transpirar, el cuerpo pierde líquidos y electrolitos que luego necesitas reponer. La forma más sencilla de controlar la hidratación es a través de la orina. Si es de color oscuro o muy poco frecuente, es posible que no estés bebiendo suficiente agua. Por ello, recuerda que antes y después del ejercicio, incluso durante, deberás hidratarte. Sobre todo, es especialmente importante si no tienes mucho peso, ya que necestas más líquidos para reemplazar la cantidad perdida.

También te pueden interesar