Medicinas aumentaron 100% durante primeros cuatro meses de cuarentena – El Pitazo

0 Shares
0
0
0

Caracas.- La pandemia por coronavirus ha significado una paralización casi sin precedentes de la economía global. En Venezuela este paro forzado de la actividad productiva agudizó el acceso a insumos esenciales como alimentos y medicinas para los grupos más vulnerables, como ha alertado la ONG Convite en su monitoreo de la situación.

A la escasez generalizada de medicamentos, que el país experimenta desde el año 2012, se sumó la ralentización del ritmo de importaciones. Esta última es una consecuencia imprevista de las medidas ordenadas para contener el avance de la pandemia. Ambos factures han incidido en un incremento de los precios de producto de todo tipo, que en el caso de los fármacos equivale a 100%, en promedio, de acuerdo con una revisión realizada por El Pitazo.

LEE TAMBIÉN

Gobierno busca 1.500 cupos para aislamiento por aumento de COVID-19 en Caracas

En febrero, un mes antes de la epidemia estuviera activa en el país, medicinas para la tos, antihistamínicos, antipireticos, considerados medicamentos esenciales por la Organización Mundial de la Salud (OMS), costaban alrededor de 200.000 bolívares. Cinco meses después y con una pandemia de más de 130 días, todos estos productos se consiguen por casi 500.000 bolívares. Muchos de estos compuestos no son de uso imprescindible para los consumidores. Sin embargo, funcionan como paliativos de enfermedades comunes en el país, incluso de los síntomas del COVID-19.

El alza es similar en cuanto a antidiarreicos y otros padecimientos gastrointestinales de grado leve a moderado. En todos los casos el auge de la hiperinflación también ha redundando en el incremento de costos al consumidor en un país en el que cerca de 60% de la industria desapareció en los últimos ocho años, de acuerdo con el registro de la Federación Farmacéutica Venezolana hasta 2019.

Deficiencia crónica

Para los pacientes crónicos el incremento sostenido de precios de los fármacos es un asunto imposible de evadir. La subsistencia, control y mejoría depende de una lista de medicinas que equivale a 4.000.000 de bolívares en los casos menos graves. Tratamientos para diabetes o hipertensión, dos de las enfermedades crónicas más comunes en la población venezolana, apenas son costeables para el promedio de los diagnosticados.

LEE TAMBIÉN

Min-Salud incumplió acuerdo sobre COVID-19 con clínicas privadas

«En febrero gastaba más o menos 2.000.000 de bolívares en mi tratamiento. En este mes de julio ya voy por 4.000.000 bolívares. No puedo dejar de tomar ninguna de esas pastillas porque me podría complicar o agravarme. Todo lo compro por blister gracias a que me ayudan familiares», contó Mireya Sanoja, diagnosticada con diabetes tipo I en 2009.

Sanoja ingiere una combinación de antihipertensivo y reguladores de la azúcar en la sangre. Su tratamiento incluye Metformina, para controlar los altos niveles de glucosa, que consigue en poco más de 1.000.000 de bolívares. También depende del losartán potásico, disponible en sus presentaciones más económicas en 850.000 bolívares. Como un efecto colateral a la diabetes que padece le fue indicado hace cinco años el carvedilol, fármaco que controla la falla cardíaca y que cuesta alrededor de 1.120.000 bolívares.

Como Sanoja, cientos de pacientes se quedaron sin la posibilidad de acceder a medicinas subsidiadas por el Estado. En muchos casos por la escasez en farmacias oficiales, que acumula más de un año. Además, por las restricciones de la cuarentena se redujo la movilidad. La pandemia solo ha hecho más visible la carestía, que tiene a miles de venezolanos sin remedio para enfermedades controlables.

También te pueden interesar