Los creadores de Dark aclararon las incógnitas sobre el final de la serie – El Nacional

0 Shares
0
0
0
Dark
Foto Archivo

En los últimos meses, la serie alemana Dark se consagró como un verdadero éxito. Cuando se estrenó la tercera y última temporada, la producción de Netflix se convirtió en la preocupación central de los fanáticos, que se dedicaron a debatir hipótesis en las redes sociales. Es que la trama incorporó nuevas líneas temporales que resultaron confusas para muchos espectadores. Por eso, ahora los creadores dieron algunas respuestas sobre el asunto.

En diálogo con The Hollywood Reporter, los autores explicaron que las realidades alternativas estaban pensadas desde el comienzo del guión. “Queríamos presentar el mundo paralelo en la segunda temporada. Ese era el plan inicial”, comentó Jantje Friese, uno de los cerebros de Dark. “Cuando llegamos a la segunda temporada, la cambiamos nuevamente. Pensamos que era mejor modificar las piezas del rompecabezas. Sabíamos que queríamos seguir muchas direcciones, pero no necesariamente sabíamos en qué puntos de la narración nos referiríamos a ellas”.

“Como sabes, en Dark no tienes la narrativa directa con la que puedes ir de una cosa a otra”, continuó Friese. “Estamos yendo y viniendo. Ese fue el mayor problema estructural: ¿cuándo revelamos qué?”.

En ese sentido, Baran bo Odar profundizó sobre el conflicto: “Fue realmente desafiante para nosotros establecer otro mundo en la tercera temporada, ya que al hablar de un mundo espejo, queríamos usar ese truco y reflejar las imágenes”. Finalmente, añadió: “Podríamos haberlo hecho reconstruyendo todos los sets, pero nos dimos cuenta de que era una locura”, dijo, refiriéndose a los costos de realización.

De esa forma, la producción trabajó con las imágenes que ya tenía grabadas y los actores tuvieron que actuar como si estuvieran en un mundo reflejado. O sea, si son diestros, debían actuar con la mano izquierda. De esta forma, lograron que a ojos de los espectadores se vean diestros.

“Ese fue un desafío que realmente amé”, apuntó Baran bo Odar. “A los actores les encantó. A veces, en el set, ofrecían una actuación realmente excelente pero usaban la mano errónea, y se lamentaban: ‘¡Maldita sea! ¡Usé la mano equivocada!’”. Para todos los presentes, explicó Odar, se dieron situaciones muy divertidas.

Otra de las cuestiones que explicaron los creadores de la serie fue que tuvieron que conseguir autos de Inglaterra para algunas tomas en las que el volante debía estar del otro lado. Jantje Friese reveló: “La idea de los tres mundos se muestra en la segunda temporada, a través de la imagen del libro que está leyendo la joven Elisabeth (Carlotta von Falkenhayn), una imagen con los tres mundos: ves a Adam (Dietrich Hollinderbäumer) soplando viento en un mundo, y en el otro, ves a Eva (Barbara Nüsse) soplando viento en el otro mundo, y el mundo de origen, en el medio”. Además, sostuvo, hay algunas pistas en los diálogos que lo delatan.

Tanto Baran bo Odar como Jantje Friese coincidieron en que el final de la serie es agridulce. “Aunque también se puede interpretar como una misión suicida, por supuesto”, señaló Odar. “Siempre me gustó la idea de que hay dos personajes que son oponentes, que luchan entre sí todo el tiempo y que tienen que darse cuenta de que no son importantes. Tienen que darse cuenta de que ‘sí, sufrimos y tenemos dolor y deseos, pero los dos no somos tan importantes como para que existamos y que alguien más no pueda ser feliz’. Para mí, es un final muy feliz darse cuenta de que no se trata solo de ti todo el tiempo”.

Por último, en relación al giro de Hannah (Shani Atias) proponiendo a Jonas como el nombre para su futuro hijo, Friese lo caracterizó como ambiguo: “Es a la vez esperanzador y siniestro”. ¿La razón? “Ponemos un punto, esperamos un poco, y luego ponemos un signo de interrogación al final”, señaló.

La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


También te pueden interesar