‘Las cosas podrían ponerse muy feas’: expertos temen que haya una crisis postelectoral en Estados Unidos – CNN

0 Shares
0
0
0

Washington (CNN) — Expertos en votación y estrategas de todo el espectro político están cada vez más alarmados por el potencial cuestionamiento de la elección presidencial en noviembre, en la que un candidato cuestione abiertamente la legitimidad de los resultados o incluso se niegue a ceder.

Estos expertos son muy conscientes de la historia bien documentada del presidente Donald Trump de mentir sobre el fraude electoral y afirmar que las elecciones fueron “manipuladas” cuando no le gusta el resultado. También ven una base demócrata que aún está quemada desde 2016, cuando su candidata fue arrastrada en parte por la operación de injerencia rusa, ganó el voto popular y perdió ante Trump.

Entrevistas con casi 20 expertos electorales, exlegisladores, estrategas políticos, estudiosos legales e historiadores indican que existe un temor generalizado a un escenario de pesadilla en noviembre, donde el comportamiento de Trump de romper las normas, junto con los desafíos sin precedentes de la votación de la era de la pandemia pongan a prueba los límites de la democracia estadounidense y sumerjan al país en una crisis constitucional.

“Hay un margen significativo para una crisis postelectoral sin precedentes en este país”, dijo Larry Diamond, un experto en instituciones democráticas de la Institución Hoover de tendencia conservadora.

Agudizando estas preocupaciones, se hizo más claro que nunca durante el fin de semana que Trump está dispuesto a cuestionar los resultados. Fue presionado repetidamente en una entrevista de Fox News el domingo y se negó a comprometerse a aceptar el resultado de las elecciones. “Tengo que ver”, respondió Trump, “No, no voy a decir que sí. No voy a decir que no, y tampoco lo hice la última vez”.

Se espera que más estadounidenses que nunca voten por correo este año, por lo que los resultados tardarán más en llegar. Los expertos están hablando no de la “noche de elecciones” sino de la “semana de elecciones”, porque podría llevar días, y tal vez semanas, hasta que los boletines proyecten un ganador. Ambas campañas presidenciales han reservado millones de dólares y reclutado abogados para las inminentes luchas legales.

Mientras Trump se desliza en las encuestas, ya declaró que su enfrentamiento este otoño contra el presunto candidato demócrata Joe Biden “será la elección más manipulada en la historia de nuestra nación”. Los mensajes de Trump, junto con su comportamiento pasado, tienen a los expertos contemplando qué hará si pierde.

“Si se trata de una elección muy cerrada, no tengo dudas de que lo disputará”, dijo el exsenador de Pensilvania Rick Santorum, un colaborador de CNN que respaldó a Trump en 2016 y apoya su reelección. “Incluso si no es una elección muy cerrada, creo que querrá disputarla, pero no creo que tenga una amplia base de apoyo para protestar en esta elección, y no llegaría muy lejos”.

ANÁLISIS: Los pasos hacia atrás de Trump frente a la pandemia muestran sus temores de cara a las elecciones

Resultados retrasados en noviembre

Hay buenas razones para prepararse para el caos. Este ciclo ya ha abierto nuevos caminos sobre cómo se llevan a cabo las elecciones, con cambios masivos implementados debido al coronavirus.

Los estados aumentaron drásticamente las opciones de voto por correo, utilizando las primarias de primavera y verano como una “prueba en seco” para las elecciones de noviembre. Hubo éxitos, como Kentucky, con sus “supercentros” en expansión donde las personas podían votar en persona con seguridad. Pero también hubo desastres, como Wisconsin y Georgia, que estuvieron plagados de papeletas ausentes y filas extenuantes.

People wait in line to vote in Georgia's Primary Election on June 9, 2020 in Atlanta.

Gente espera en fila para votar en las elecciones primarias en Atlanta, Georgia, en junio de 2020.

“Muchos de estos estados no están preparados para lo que serán estas elecciones”, dijo Amy Walter, editora nacional del no partidista Cook Political Report. “Nunca han hecho una votación por correo como esta. Es desordenado y se cometerán errores. La gente se quedará en largas filas. Las papeletas no llegarán. Habrá personas en todos los estados que pueden presentar un caso de que el proceso fue defectuoso”.

Incluso estas soluciones crean nuevos problemas propios. Los estados manejarán más papeletas ausentes que nunca, lo que ralentizará el proceso de tabulación. Algunas jurisdicciones aceptan papeletas con sello postal el día de las elecciones, lo que ralentiza aún más el recuento de votos. Les tomó más de una semana declarar a los ganadores en las primarias recientes del Congreso en Nueva York y Kentucky.

Esta incertidumbre está alimentando la inquietud sobre lo que sucederá después del cierre de las urnas el 3 de noviembre.

“Existe un profundo escepticismo y preocupación, en todo el espectro político, sobre cómo se desarrollará esta elección”, dijo Joe Goldman, presidente de Democracy Fund, una fundación no partidista que ha estudiado ampliamente las actitudes de los votantes hacia las normas políticas y las instituciones democráticas.

LEE: Trump insiste en que “tiene razón” sobre el coronavirus a medida que más estadounidenses se enferman y mueren

El pasado accidentado de Trump

Con todos estos cambios, los expertos ven una oportunidad para que Trump cuestione los resultados, incluso si las elecciones no se ven empañadas por un fraude generalizado, que esencialmente no es un factor en las elecciones estadounidenses.

Trump ha sido sincero sobre sus puntos de vista sobre la expansión de la votación por correo: ha dicho repetidamente que amenaza sus posibilidades de reelección y perjudicaría a los republicanos en general, a pesar de que los expertos no partidista dicen que ninguno de los partidos recibe un impulso automático por la votación postal.

Para evitar estas derrotas percibidas, Trump suplicó a los estados que restrinjan la votación por correo alegando falsamente que está plagada de “fraude y abuso masivos” y que lleva a “elecciones manipuladas”. Sus esfuerzos no han tenido éxito. Los funcionarios implementaron reformas desde el muy conservador Utah hasta el liberal Vermont.

Después de perder esta batalla, Trump podría culpar a la votación por correo si pierde en noviembre. Eso encajaría con su bien establecido pasado de cuestionar la legitimidad de las elecciones, que se remontan a ocho años, a pesar de que no hubo pruebas de irregularidades generalizadas o fraude en ninguna de estas elecciones.

  • Elección presidencial, 2012: Trump respaldó al candidato republicano Mitt Romney y difundió falsas conspiraciones el día de las elecciones de que las máquinas estaban eliminando los votos de Romney. Después de que finalizó la elección, Trump denunció los resultados como una “farsa total” y tuiteó: “No podemos permitir que esto suceda. Deberíamos marchar hacia Washington y detener esta parodia”.
  • Asamblea partidista de Iowa, 2016: Trump dijo que las asambleas partidistas eran ilegítimas después de que terminó detrás del senador de Texas Ted Cruz. Después de la votación, Trump dijo: “Ted Cruz no ganó Iowa, lo robó”, y acusó a Cruz de cometer “fraude”. Trump pidió una nueva elección, dijo que los resultados de Cruz deberían ser “anulados” y que “el estado de Iowa debería descalificar” a Cruz.
  • Elecciones presidenciales, 2016: En el debate final entre Trump y la candidata demócrata Hillary Clinton, Trump se negó infamemente a comprometerse a aceptar los resultados. En cambio, dijo: “Te lo diré en ese momento. Te mantendré en suspenso”. Incluso después de que Trump ganó, afirmó falsamente que había millones de votos ilegales en California y otros estados, creando una narrativa falsa para explicar por qué perdió el voto popular ante Clinton.
  • Elección del Senado en la Florida, 2018: En la noche de las elecciones, el republicano Rick Scott superó al senador demócrata Bill Nelson por 38.000 votos, con muchas papeletas aún sin contar. La ventaja de Scott se redujo en las siguientes dos semanas a medida que se contabilizaban las boletas por correo. Pero Trump rápidamente afirmó que hubo “fraude” y “corrupción” masivos, y acusó a los demócratas de “robar” las elecciones al “encontrar” nuevos votos. Trump declaró que las elecciones “deberían convocarse a favor de Rick Scott” y dijo que la Florida “debe ir con los resultados de la noche de elecciones”. Después de un recuento en todo el estado, Scott aumentó por cerca de 10.000 votos, y Nelson lo reconoció.
  • Elección del Senado en Arizona, 2018: La republicana Martha McSally iba ganando en la noche de las elecciones, pero la demócrata Kyrsten Sinema tomó la delantera. Una vez que eso sucedió, Trump denunció la “corrupción” y tuiteó, “¿convocar a una nueva elección?”. McSally luego reconoció los resultados.

En una entrevista en junio, Biden dijo que su “mayor preocupación” es que Trump “tratará de robar estas elecciones”, y agregó: “Es posible que no sepamos quién ganó Pensilvania… hasta un mes después de las elecciones”.

Trump dijo en respuesta que “seguiría adelante y haría otras cosas” si pierde, y un portavoz de la campaña dijo: “El presidente Trump ha dejado claro que aceptará los resultados de las elecciones de 2020”. Pero Trump socavó eso el domingo.

En un correo electrónico enviado a CNN, la campaña de Trump se negó a decir que mantuvo su declaración inequívoca de junio sobre la aceptación de los resultados.

“No sabemos qué tipo de travesuras intentarán los demócratas antes de noviembre”, dijo a CNN el portavoz de la campaña de Trump, Tim Murtaugh. “Si alguien le hubiera hecho esta misma pregunta a George W. Bush y Al Gore en 2000, ¿podrían haber previsto la lucha prolongada por la Florida? El punto central sigue siendo claro: en una elección libre y justa, el presidente Trump ganará”.

LEE: Mark Zuckerberg, quien no suele criticar a Trump, lo señala por socavar esfuerzos de Fauci y de expertos en salud

Escenarios postelectorales

Hay muy pocos precedentes en la historia de Estados Unidos para una elección presidencial cuestionada.

Ningún candidato presidencial se ha negado nunca a aceptar la derrota, dijeron los historiadores, ni siquiera después de la disputada elección de 1876, que vio una amplia manipulación de votos por parte de ambos partidos y se resolvió solo dos días antes de la toma de posesión. Después del fallo de la Corte Suprema en Bush vs. Gore, el entonces vicepresidente Al Gore reconoció las elecciones de 2000 y se alejó de la vista del público.

Esta vez, Trump podría disputar los resultados y negarse a ceder. Podía instar a sus seguidores a que acudieran en masa a Washington y defendieran la Casa Blanca. Podría quejarse de un supuesto fraude, pero luego abandonar pacíficamente Washington el primer día de Biden. O bien, podría presentar demandas en tribunales estatales y federales y tratar de demostrar que los resultados estaban contaminados por irregularidades.

“Puedes comenzar con la retórica, pero luego se convierte en un proceso legal”, dijo Mike Shields, un colaborador de CNN y exjefe de gabinete del Comité Nacional Republicano (RNC, por sus siglas en inglés), que apoya a Trump. “Decir que algo sucedió y desafiarlo legalmente en la corte son dos cosas diferentes”.

La campaña de Trump y el RNC ya han presentado demandas en estados clave sobre las reglas de votación, y han dicho que están preparados para gastar US$ 20 millones en litigios. (Una demanda respaldada por Trump sobre la votación por correo ya está avanzando en Pensilvania). Por su parte, la campaña de Biden dice que está organizando 600 abogados y miles de voluntarios para manejar los problemas de votación.

¿Enfrentamiento en la Corte Suprema?

A general view of the U.S. Supreme Court on June 30, 2020 in Washington, DC.

Expertos no partidistas y estrategas políticos le dijeron a CNN que temen que una vez más se solicite a la Corte Suprema que decida la elección. Las demandas electorales en los tribunales estatales y locales podrían apelarse ante el Tribunal Supremo, que tiene una mayoría conservadora de 5-4.

Estos expertos también dijeron que los republicanos del Congreso desempeñarán un papel importante al influir en el comportamiento de Trump después de las elecciones. Aunque esa dinámica podría cambiar rápidamente si los republicanos pierden su mayoría en el Senado, que se sitúa en 53-47 pero está en grave peligro de escabullirse.

“Una vez que hayamos confirmado los resultados, si Biden gana en unas elecciones justas, será increíblemente importante que los republicanos en el Capitolio acepten esos resultados y participen en la transición pacífica del poder”, dijo Amanda Carpenter, una colaboradora de CNN que fue asesora de Cruz y otros republicanos conservadores antes de ponerse en contra de Trump y encender la alarma sobre su comportamiento.

Quizás en un signo de su separación del presidente, muy pocos senadores republicanos se han hecho eco de las falsas afirmaciones de Trump sobre la votación por correo, aunque no lo han criticado explícitamente por mentir. De hecho, muchos republicanos están alarmados de que su retórica pueda fracasar, al desalentar a los votantes republicanos confiables de participar en las votaciones por correo, suprimiendo la participación conservadora.

Gran parte de lo que Trump haga en noviembre dependerá del margen. Si la carrera se tensa y se reduce a uno o dos estados cercanos, la base de Trump podría aceptar un desafío legal prolongado. Pero si el liderazgo de Biden se mantiene y gana de manera convincente, Trump tiene menos opciones.

“Hay un gran segmento del Partido Republicano que entiende que las elecciones no son tremendamente fraudulentas, y si Trump pierde de una manera tipo Romney o McCain, entonces no hay espacio para cuestionar”, dijo Santorum, refiriéndose a las grandes derrotas republicanas en 2012 y 2008.

LEE: OPINIÓN | ¿Por qué Biden tiene lo necesario para vencer a Trump?

También son los demócratas

Si bien Trump inunda habitualmente el terreno con información errónea sobre las elecciones, los expertos señalaron que ha habido retórica problemática en ambos lados. Algunos informantes le dijeron a CNN que temen que los partidarios demócratas puedan rechazar la legitimidad de los resultados o causar disturbios civiles si Trump vuelve a ganar con la ayuda de la intromisión extranjera o si hay pruebas de represión de votantes a gran escala.

Algunos de los principales demócratas han dicho que la victoria de Trump en 2016 fue ilegítima, incluidos Clinton y el representante de Georgia, John Lewis, el ícono de los derechos civiles que murió de cáncer el viernes. Señalaron los esfuerzos de interferencia electoral de Rusia para debilitar a Clinton y ayudar a Trump, usando propaganda viral en las redes sociales, piratería de grado militar y fugas de correo electrónico dañinas, según la inteligencia estadounidense.

El gobierno de Estados Unidos dice que Rusia no cambió los recuentos de votos. Pero es imposible medir el impacto electoral de la campaña sistemática de Rusia contra Clinton, y Trump aseguró la presidencia al ganar Wisconsin, Michigan y Pensilvania con márgenes menores al 1%.

Georgia Democratic Gubernatorial candidate Stacey Abrams takes the stage to declare victory in the Democratic primary during an election night event on May 22, 2018 in Atlanta, Georgia.

Stacey Abrams

La demócrata de Georgia Stacey Abrams también se ha enfrentado a críticas significativas por negarse a aceptar la elección de gobernador en 2018. La elección se vio empañada por acusaciones generalizadas de supresión de votantes, y se llevó a cabo con leyes controvertidas promulgadas por republicanos que parecían apuntar y privar de sus derechos a los votantes negros. Abrams es una posible elección vicepresidencial para Biden.

“Esta retórica se ha generalizado, no solo con Trump y el grupo de conspiración en el Partido Republicano, sino también con algunos demócratas”, dijo Doug Heye, un estratega republicano y comentarista político de CNN. “Una gran parte del Partido Demócrata cree absolutamente que a Stacey Abrams le habían robado esa elección, y nunca se ha levantado para decir que no fue así”.

Los expertos le dijeron a CNN que existe un gran potencial de disturbios civiles si Trump gana, eclipsando las grandes y a veces violentas protestas que ocurrieron después de la victoria de Trump en 2016. Las tensiones son más altas ahora, especialmente después de que las recientes protestas contra la desigualdad racial se convirtieron en disturbios en algunas ciudades y se enfrentaron a violentas represiones policiales, incluidas las fuerzas federales fuera de la Casa Blanca.

“Si Trump pierde nuevamente el voto popular y gana el Colegio Electoral, habrá muchos clamores de que nuestra democracia está rota”, dijo el historiador presidencial de CNN Douglas Brinkley. “Esa sería la primera vez que un presidente es elegido dos veces sin obtener la mayor cantidad de votos”.

Evitar una crisis

Incluso si una parte se niega a aceptar el resultado, eso no significa que los resultados no sean válidos. Los estados han hecho grandes avances para reforzar la seguridad electoral y duplicar las papeletas que no pueden ser pirateadas. Las nuevas medidas de auditoría facilitan la confirmación de la precisión de los recuentos de votos finales.

“Las elecciones de 2020 serán las elecciones más seguras que hayamos tenido”, dijo David Becker, fundador del no partidista Centro de Innovación e Investigación Electoral. “Más papeletas, más auditorías, bases de datos más seguras y más intercambio de información entre las autoridades electorales”.

Más del 90% de los estadounidenses votarán en papeletas de papel este año, un récord alcanzado en gran parte por las reformas en los estados del campo de batalla como Pensilvania y Georgia. Si sucede algo nefasto, las autoridades electorales pueden volver a las boletas originales y contar los resultados correctos.

Si Trump, o tal vez Biden, todavía cuestionan los resultados, hay caminos para enfrentarlo. Sus equipos podrían presentar demandas a nivel estatal y federal, aunque los argumentos legales tendrían que basarse en hechos que puedan ser probados por los jueces, a diferencia de muchas de las afirmaciones inventadas del presidente sobre elecciones y fraude.

“Al final del día, si no hay evidencia que respalde esas afirmaciones, las autoridades electorales anunciarán sus resultados y los problemas se resolverán”, dijo Michael Morley, profesor de derecho de la Universidad Estatal de la Florida que se especializa en emergencias electorales.

Hay plazos estrictos incorporados en el proceso por la Constitución. Los miembros del Colegio Electoral se reúnen en sus estados el 14 de diciembre para emitir sus votos formalmente, por lo que los cuestionamientos deben resolverse de antemano.

Pero incluso esto es imperfecto. ¿Qué sucede si las legislaturas de Wisconsin controladas por el Partido Republicano aprueban una lista de electores pro-Trump, mientras que el gobernador demócrata nombra una lista pro-Biden? Esto se jugó en la disputada elección de 1876, que finalmente fue decidida por una comisión especial.

Sin importar qué, el mandato actual de Trump se vence el 20 de enero de 2021. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aludió el lunes a estos respaldos institucionales en una entrevista de MSNBC, diciendo: “La presidencia es la presidencia”, independientemente de lo que haga Trump, “no es geografía o ubicación”.

Todavía hay tiempo para evitar una crisis total este noviembre, dicen los expertos.

El Congreso necesita dar a los estados más dinero para manejar la afluencia de papeletas por correo, y se están llevando a cabo negociaciones para aprovechar los escasos US$ 400 millones que ya se repartieron. Un grupo bipartidista de exfuncionarios de seguridad nacional instó el lunes a los legisladores a abordar el déficit.

MIRA: El activismo en redes sociales no garantiza el voto latino en EE.UU., dice experta Liliana Gil Valletta

Los funcionarios estatales deben educar a los votantes sobre los nuevos procedimientos. Y la prensa necesita establecer las expectativas correctas y dejar en claro que la “noche de elecciones” probablemente será una semana de este año.

“Si el resultado es decisivo, sería difícil incluso para los partidarios más fuertes disputar las cosas”, dijo el analista político senior de CNN Ron Brownstein. “En una elección cerrada, las cosas podrían ponerse muy feas”.

También te pueden interesar