Lady Di: de cómo superó la bulimia y llevó una dieta sana, lo que comía la princesa – Vanitatis

0 Shares
0
0
0

Cada aniversario de la muerte de Lady Di es motivo de la revisión de su vida, de la que sigue habiendo numerosas especulaciones, e incluso teorías sobre si su muerte fue realmente un accidente o incluso si fue asesinada. Su popularidad no ha decaído en todo este tiempo y sigue haciendo honor al sobrenombre que se le dio, la ‘princesa del pueblo’. No en vano no dejan de aparecer documentales sobre su vida y los principales medios de comunicación del mundo siguen publicando informaciones y detalles inéditos o desconocidos sobre ella.

Hace tres años, cuando se alcanzó un aniversario más redondo, dos décadas de su fallecimiento, el que fuera chef de Buckingham y estuviera once años al servicio de Diana de Gales hablaba abiertamente sobre sus experiencias compartidas con la exmujer de Carlos de Inglaterra. Darren McGrady asegura que el tiempo que trabajó en Kensington fueron muy felices y Diana llevaba una dieta equilibrada y sana, aunque de vez en cuando era indulgente consigo misma y se permitía alguna pequeña transgresión.

Darren McGrady, en una imagen de archivo. (Getty)
Darren McGrady, en una imagen de archivo. (Getty)

McGrady comenzó a trabajar para la princesa de Gales después de que se separara del príncipe Carlos en 1992. Tras haber estado luchando contra la bulimia, circunstancia que logró superar, dio un cambio de vida al empezar a contar con los servicios del chef, según este contaba en el libro ‘Eating Royally: Recipes and Remembrances From a Palace Kitchen”, que veía la luz en 2017.

“Estaba entrando en una nueva etapa de su vida y se cuidaba más. Los años como bulímica habían terminado y estaba comiendo adecuadamente”, escribía en su libro, mientras que desvelaba a ‘The Daily Mail’ que evitaba los carbohidratos y las carnes rojas.

Carlos y Diana, en 1992. (Reuters)
Carlos y Diana, en 1992. (Reuters)

Diana hacía ejercicio de manera regular y solía cenar patatas hervidas y claras de huevo con pimentón y pollo escalfado. También le encantaban los pimientos rellenos: “Me solía decir: ‘Tú ocúpate de las grasas, que yo haré lo mismo con los carbohidratos en el gimnasio”, desveló en la misma entrevista el cocinero.

Son muchos los ‘secretos’ que el chef sacó a la luz sobre Diana, quien era muy metódica en lo que se refiere a las comidas, aunque hacía excepciones cuando tenía invitados. McGrady subraya que prefería platos vegetarianos cuando cenaba sola, pero que si tenía invitados con otro tipo de preferencias solía complacerlos, como cuando Clint Eastwood le pidió cordero, que ella también comió: “La princesa nuca comió mucha carne roja, nunca ternera ni cerdo, y ocasionalmente cordero, cuando estaba ejerciendo de anfitriona de sus invitados, pero la mayor parte del tiempo tomaba carne, pescado o platos vegetarianos”.

La princesa Diana de Gales, junto a sus hijos. (Reuters)
La princesa Diana de Gales, junto a sus hijos. (Reuters)

Sin embargo, la princesa no era ni mucho menos severa con la alimentación de sus hijos, pues entendía que eran niños y, dentro de unos límites, había que complacerles. “Eran príncipes, pero tenían paladares infantiles”, señala el chef, quien relata que sus menús solían incluir pizza o palitos de pescado, pero aun así su madre quería que su dieta fuera equilibrada, así que le solicitaba comidas saludables que tuvieran la apariencia de lo que les solía gustar para que así no se sintieran forzados a comer algo que no les apeteciera.

Diana, eso sí, tenía predilección por los dulces, su placer culpable, y su postre favorito era el pudin de pan y mantequilla, y solía disfrutar viendo cómo lo preparaba su chef particular mientras se comía las pasas de la parte superior…

También te pueden interesar