“El personal médico también está asustado”: Más de 20 residentes de la Chet estarían contagiados con COVID-19 – El Carabobeño

0 Shares
0
0
0
En la emergencia de la CHET no se respeta el distanciamiento social
Emergencia de la CHET Valencia el jueves 26 de junio 2020 (Foto Rosimar Sánchez)


La falta de insumos y equipos de protección personal pone en riesgo la salud de los médicos. Residentes de medicina interna de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (Chet) de Valencia denunciaron que de 31 galenos, más de 20 estarían contagiados con COVID-19 al no contar con los materiales descartables suficientes para atender a los pacientes.

Los médicos indicaron que la dotación de insumos se realiza de forma irregular e incompleta y los pocos equipos que tienen los han recibido de la mano de fundaciones y organizaciones no gubernamentales.

El traje mínimo requerido para atender a pacientes con COVID-19 o sospechosos es el mono quirúrgico, botas descartables, gorro, mascarilla N95 más un tapabocas con tres filtros, guantes, lentes de seguridad y careta. Al igual que los overoles que se utilizan al momento de evaluar a una persona intubada o con secreción; pero aseguraron que en el hospital no les garantizan estos equipos. “Se está dando de manera irregular, hay batas, pero no hay cubre botas, tampoco nos dan los monos de cirujanos. Los overoles tampoco se nos están dando, solo fundaciones los han entregado y en la institución no hemos recibido tapabocas N95 porque no hay”.

El gremio repudió que en el centro de salud el suministro de agua por tuberías es deficiente y tampoco cuentan con artículos de higiene como jabón y cloro para hacer la limpieza profunda a las áreas contaminadas. “No hay agua, no hay jabón, no hay cloro, no tenemos para hacer lavado de manos. Están planificando mudarnos a la maternidad y allí están solventando un pozo pero por lo menos ahorita no hay agua”.

Déficit de personal

Tras contagiarse más de 50% de los médicos residentes de medicina interna, el poco personal que queda se vio obligado a redoblar las guardias y sobrecargarse de trabajo.

Pero no solo existe déficit en el personal médico, sino también en el área de enfermería, camareras y camilleros, quienes han manifestado sentir miedo de asistir a los puestos de trabajo por las condiciones en las que laboran, además de recibir bajos sueldos.

Ante esto, al médico le ha tocado asumir otras funciones como pasar un tratamiento, limpiar las áreas de hospitalización, o movilizar a pacientes fallecidos. “A mí me ha tocado cargar a un paciente que caído en mis brazos porque no hay camillero”, dijo una doctora quien prefirió no identificarse por temor a ser despedida.

Los médicos alertaron que además del COVID-19, temen contraer cualquier tipo de enfermedad nosocomial. “Si no hay camareras, esos desechos biológicos no se recogen y nos podemos contaminar con bacterias”.

Descentralización en las pruebas PCR

Los médicos residentes de medicina interna exigieron a las autoridades regionales descentralizar las pruebas moleculares PCR, para poder tener un diagnóstico certero a tiempo. Sostuvieron que lo idóneo es que en cada estado se analicen las pruebas PCR para obtener resultados en un periodo de tres a cinco días.

Explicaron que al enviarlas a Caracas tienen esperar el resultado durante más de una semana y en ese tiempo, el paciente puede empeorar. “El que ellos se tarden más con el resultado genera incertidumbre en el diagnóstico del paciente, se tardan más en entregar el medicamento y aumenta la mortalidad”.

Indicaron que cuando llega un paciente con síntomas de COVID-19 a la emergencia de la CHET, los médicos lo tratan como si estuviese positivo.

En el caso de los más de 20 residentes de medicina interna contagiados, mencionaron que en algunos casos no han recibido el resultado PCR pero estarían infectados porque tienen la sintomatología clínica. “Todas las personas que están en la emergencia son COVID-19 hasta que se demuestre lo contrario.Todo paciente que llega con clínica respiratoria también es COVID-19 hasta que se demuestre lo contrario”.

El coordinador de Médicos Unidos de Venezuela, capítulo Carabobo, Jorge Pérez, afirmó a El Carabobeño este lunes que el diagnóstico definitivo se obtiene con la prueba PCR, de allí la importancia de contar con los resultados a tiempo. “Muchos pacientes fallecen en espera de resultados y no pueden ser contabilizados como muerte por COVID-19”.

Los residentes del centro hospitalario apuntaron que actualmente las pruebas de diagnóstico rápido (PDR) no han llegado a la CHET, por lo que el servicio de epidemiología solo está tomando las muestras de PCR, pero lo haría de manera irregular. “Ellos no hacen guardia. Es más trabajo para el equipo de medicina interna y también mayor exposición”.

Sin transporte ni comida

Llegar a los puestos de trabajo resulta una tarea cada vez más complicada al no tener un servicio de transporte asignado más la dificultad de movilizarse tras la escasez de gasolina, alertaron.

Según la denuncia, no se hace con frecuencia la entrega de bolsas de comida y cuando llega una, deben compartirla entre dos o tres médicos más. “No están dando bolsas de comida. En estos días llegó una con seis paquetes de arroz, dos de pasta, uno de granos y dos harinas y tuvimos que dividirla entre dos o tres residentes”.

También rechazaron que el sueldo mensual de un médico sea de tres millones de bolívares aproximadamente.

El personal médico exigió a las autoridades garantizar las condiciones necesarias para que los trabajadores del sector salud puedan hacer su trabajo. “No nos estamos negando a trabajar, estamos en pie de guerra con las mejores intenciones, nos hemos enfermedado, nos recuperamos y nos volvemos a reincorporar. El personal médico también está asustado”.

El doctor Pérez pidió a los entes y a la sociedad civil apoyar a los médicos que se mantienen activos en los centros de salud. “Si cae la primera línea, el pueblo va a caer”.

Pérez anunció que en los próximos días realizarán un telemaratón para recaudar insumos que serán donados a los trabajadores del sector salud.

La población no debe ser incrédula

“Debemos dejar de ser tan incrédulos, el virus no sabe de flexibilización”, advirtió el gremio.

Exhortaron a la población a cumplir con las medidas de bioseguridad para contener la propagación del COVID-19. Lavado frecuente de manos con agua y jabón, usar correctamente el tapabocas y salir solo cuando sea necesario, no asistir a fiestas ni reuniones. “Es un error estar en la calle todos los días innecesariamente. Hay personas muriendo, eso es una realidad. Hay personas jóvenes falleciendo”.

Hasta la tarde de este martes 11 de agosto, Carabobo registra 406 casos de COVID-19, según estadísticas del Ministerio de Salud publicadas en el sistema patria.

También te pueden interesar