El nido de Fede Valverde – AS

0 Shares
0
0
0

Fede Valverde cumple 22 años y lo hace asumiendo galones en el Madrid. El uruguayo nació en la Unión, una de las zonas más pobres del país. As visitó hace unos meses este barrio y habló con sus vecinos más próximos. “Le vimos crecer aquí y para nosotros es una alegría saber que le va bien. Cuando era chico ponía dos mochilas en el suelo y estaba todo el día jugando por estas calles. Era un niño educado y simpático”, recuerda Alberto (director del gimnasio del barrio).

No hay nadie que no le conozca. Valverde está presente en cualquier tema de conversación. Desde el gimnasio hasta el bar donde desayunaba a veces. “Mi hijo, que por cierto ahora es periodista, jugó con él en la Unión y fue su primer compañero de ataque. Los dos hacían muchos goles y Valverde demostraba que iba para crack. Su familia era humilde. Su mamá Doris es lo mejor que le pudo pasar. Yo vendía juguetes con ella en la feria para poder vivir”, desvela Alejandro Biestro (amigo de los Valverde).

Si hay alguien que le cambió la vida ese fue Néstor Gonçalves, su mentor: “Yo trabajaba en la captación de Peñarol y me dijeron que había un chiquito que la estaba rompiendo. Me sorprendió mucho lo que vi y decidí mandarle al fútbol baby del club. Luego hubo unos fallos de papeleo y le tuve que entrenar a solas durante dos meses enfrente de un muro. Viene de una familia muy agradecida y eso ha sido clave”.

Estudiantes de la Unión, su primer equipo

El club Estudiantes de la Unión fue el primer equipo donde militó Fede Valverde de los cuatro a los ocho años. Ubicado en el barrio de la Unión, este humilde club vivió in situ los inicio del ‘Pájaro’. En el campo del Estudiantes se respira un ambiente muy futbolero. En la misma entrada se aprecia un escudo con la fecha de fundación (13/04/1968) y una verja que cubre todo el campo. Para entrar al campo hay que atravesar una especie de museo con todos los logros que consiguieron y donde tienen varias fotos de Fede Valverde.

Foto: Guille Toribio’);return false;” class=”item-multimedia”>

Su presidente Walter Borges atendió a AS: “Era una locura verle en este campo de tierra. No entendíamos que alguien tan pequeño podía ser tan bueno. Iba volando. Es un ejemplo para los más de 145 niños que tenemos actualmente y ojalá le podamos ver pronto por aquí”.

“Cuando el equipo ganaba de goleada al rival, el entrenador les pedía que solamente mantuvieran el esférico… Entonces los chicos buscaban a Valverde y ya se quedada reteniendo el balón sin que se la quitasen”, comentan varios papás que le vieron jugar.

También te pueden interesar