“El Icomem puede impulsar los datos abiertos en sanidad” – Diario Médico

0 Shares
0
0
0

Los 3.500 MIR de Cataluña, en contacto con los residentes de otras comunidades autónomas y tras celebrar asambleas y grupos de trabajo locales, han decidido convocar huelga total del colectivo para los días 21, 22 y 23 de septiembre, para lo que cuentan con el apoyo del sindicato profesional Médicos de Cataluña.

El proceso para llegar hasta aquí ha sido largo, se inició en abril, según han informado en rueda de prensa Àlex Mayer, residente de Medicina Interna del Consorcio Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell; Oriol Mirallas, residente de Oncología del Hospital Universitario Valle de Hebrón de Barcelona, y Pilar Fafián, residente de Medicina Interna del Consorcio Corporació Sanitaria Parc Taulí de Sabadell.

Han explicado que sus condiciones son precarias desde hace años pero con la pandemia de Covid-19 se han visto agravadas, por ello han redactado demandas comunes y desde junio han mantenido varios contactos con directivos del Instituto Catalán de la Salud (ICS, gestiona 11 grandes hospitales y el 85% de la re de primaria autonómica) y del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut, financia la actividad de centros públicos y privados).

Los residentes catalanes defienden que son personal en formación y que, por tanto, no deberían ser imprescindibles para la actividad asistencial pero, por los recortes aplicados desde 2010 en los centros catalanes, “no tenemos tiempo para la formación porque hacemos el trabajo que debería hacer su personal”. Piden, por ello, tiempo para la formación, “para lo que nos hemos sacado una oposición, e incluida la no presencial; así como días anuales para poder asistir a cursos y congresos”.

En el aspecto laboral han asegurado que hay legislación que se incumple de manera sistemática en los centros de formación MIR catalanes; por ejemplo, librar tras guardia de 24 horas  no se cumple en un tercio de los hospitales y tampoco se respetan los descansos de acuerdo con la normativa europea.

Los residentes dicen que hay legislación que se incumple de manera sistemática 

Sobre la retribución han criticado que, a pesar de ser médico y tener una compleja oposición aprobada, durante su periodo de formación como especialistas (que dura entre 4 y 5 años) son “mileuristas” (15.000-16.000 euros anuales), lo cual es un grave problema para la vida especialmente en ciudades como Barcelona. Lamentan también que ni cobran las guardias que no se realizan en vacaciones y que para poder tener un sueldo algo mejor se ven obligados a trabajar entre 60 y 70 horas semanales.

“Hemos intentado no llegar a esta situación pero en tres meses largos solo hemos recibido respuestas poco concretas, de ahí que ejerzamos el derecho a huelga”, han asegurado.

Quieren seguir negociando

Toda la semana que viene intentarán negociar con los representantes de los centros públicos y privados concertados y, si logran llegar a un acuerdo, cancelarán la huelga; “pero somos excepticos ”, han dicho.

También se han quejado de que, durante la primera ola de Covid-19, asumieron responsabilidades que no les tocaban y en un horario que no les permitía hacer guardias, por lo que muchos se quedaron con sus sueldos base de mil euros. Sólo algún centro, de manera excepcional, aprobó un complemento específico para solventarlo.

La huelga catalana se sumará a la valenciana y a las previstas en Canarias y Castilla y León

Tras sendos acuerdos en Madrid y Murcia, que permitieron la desconvocatoria de sus respectivas huelgas MIR, el anuncio del paro catalán se suma a la huelga indefinida que sus colegas de la Comunidad Valenciana mantienen desde el pasado 21 de julio y a las que comenzarán en breve en Canarias (21 de septiembre) y Castilla y León (23 de septiembre).

Al margen de matices puntuales, el catálogo de reivindicaciones que hoy han hecho público los representantes de los MIR de Cataluña es muy similar al que sirve de pórtico a todas las movilizaciones autonómicas. Madrid y Murcia abogaban incluso por que las mejoras que pedían para el colectivo se concretarán en un convenio autonómico propio, al margen de la legislación nacional que regula la relación laboral y formativa de los residentes.

También te pueden interesar