Deuda. El sector privado cree que acercarse a Maduro complicará el cierre de un acuerdo clave con el FMI

25 Mar 2021 05:58 GMT

Empresarios y economistas consideran necesario cerrar un acuerdo para impulsar las inversiones en el país; afirman que las declaraciones de la vicepresidenta debilitan a Martín Guzmán
Deuda. El sector privado cree que acercarse a Maduro complicará el cierre de un acuerdo clave con el FMI

Un empresario lo describió así. “A Martín Guzmán lo dejaron con el pincel en la mano, pero sin escalera”. Esta vez el tablero del ministro no tambaleó por su explicación de las causas originales de la inflación o por lo que dice el presupuesto 2021 sobre el aumento de tarifas para este año. Mientras el ministro está de gira en Estados Unidos intentando avanzar en un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la vicepresidenta Cristina Kirchner envió señales que lo debilitan.

Por lo menos así lo entendieron empresarios y economistas en el sector privado, donde Guzmán es visto con buenos ojos por sus diagnósticos moderados más que por los resultados de su gestión.

La vicepresidenta transparentó lo que vienen reclamando su hijo y diputado Máximo Kirchner, y el cristinismo más duro con relación al FMI y la deuda. Pidió más plazo y tasas de interés más bajas. La expresidenta quiere 20 años, el doble de lo que determina el programa elegido por Guzmán, que ya dijo públicamente que las opciones son las que están en la góndola de la arquitectura financiera global que representa el FMI. “Los plazos y las condiciones son inaceptables. No podemos, no tenemos la plata para pagar”, dijo Cristina Kirchner en un acto por el 24 de Marzo, en el que cuestionó a Mauricio Macri por haber tomado esa deuda. Aclaró, también, que quiere pagarla.

Si las palabras de Cristina Kirchner generaron conmoción por su peso y oportunidad, la otra señal que generó mayor preocupación en el sector privado fue la decisión de la salida de la Argentina del Grupo de Lima, que reposicionó al país en su relación con Venezuela. Tanto Joe Biden como su secretario de Estado, Antony Blinken, describieron a Nicolás Maduro como un “brutal dictador”. Estados Unidos tiene el mayor peso en el board del FMI. Guzmán se reunió este miércoles con funcionarios del Tesoro. El Gobierno entiende ese equilibrio. El canciller, Felipe Solá, lo había materializado en el Consejo de las Américas mientras los escuchaban cientos de empresarios norteamericanos en diciembre de 2019, cuando aseguró que el país se quedaba en ese grupo para influir desde dentro en las decisiones que pudiera tomar.

“Salirse del Grupo de Lima no puede sino interpretarse como un acercamiento al gobierno de Nicolás Maduro. Anunciar esa decisión, justo cuando el ministro Guzmán está haciendo gestiones en Washington, es de una inoportunidad imposible de exagerar”, afirmó Héctor Torres, exdirector en el FMI por la Argentina en dos oportunidades. “Tampoco ayudan las declaraciones de la vicepresidenta. Yo también soy muy crítico del programa firmado con el FMI durante el gobierno de Macri, pero, mal que nos pese, la deuda fue contraída por un gobierno legítimo”, agregó el experto, para luego cuestionar la idea de responsabilizar a “espacios políticos” que ocupan el Gobierno por las deudas de Estado.

“Esto se dice justo cuando Guzmán está buscando apoyo para un programa largo con el FMI, un programa que implicará compromisos que se deberán cumplir a lo largo de los próximos 10 años. A su vez, hay que tener cuidado con lo que se desea. Obtener 20 años para pagarle al FMI exigiría vivir durante los próximos 20 años bajo la tutela del FMI. ¿Estamos seguros de que eso es lo que queremos?”, cerró.

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro

“Estoy seguro que Guzmán no hubiera querido que aparecieran esas declaraciones [de Cristina Kirchner]”, dijo un experimentado economista y experto en negociaciones de deuda, que agregó que el Fondo tiene sus reglas y es improbable que las cambie por la Argentina. Sobre Venezuela, aseguró que el cambio de posición impactará indirectamente en la negociación. “Las discusiones son sobre el plan económico. Pero el plan es más viable con la Argentina inserta en un grupo de naciones que tenía simpatía por el Grupo de Lima. Esos países son los que luego votan sobre el plan en el Fondo”, explicó.

“Es una señal grave”, dijo un dirigente industrial, sobre la posibilidad que quedó en el aire de romper con el FMI, y aseguró que buscará una declaración del Grupo de los 6. “Esto va tener muchas implicancias y será un punto de quiebre para el país”, agregó. Un par suyo en el concierto empresario describió que el modelo venezolano cae muy mal entre hombres y mujeres de negocios por lo que significa política y económicamente. “Lo que sorprende es la oportunidad de las declaraciones”, dijo en alusión al viaje de Guzmán buscando inversores en Nueva York y un acuerdo con el Fondo en Washington.

“Tanto las declaraciones como la salida del Grupo de Lima son señales negativas para esta negociación”, dijo a LA NACION, Miguel Blanco coordinador del Foro de Convergencia Empresarial. “El nitrato de potasio, el carbono y el azufre por separado son elementos que individualmente no llamen la atención. Pero cuando los mezclás terminás creando la pólvora. Acá el tema es parecido”, afirmó Javier Madanes Quintanilla, presidente de FATE y Aluar, que explicó que existe un tema de protagonismo político que busca ser aprovechado por la vicepresidenta. “Si logra más plazos y menos tasas va a tener un impacto político grande”, explicó sobre una posible capitalización política de esa eventualidad. Advirtió, sin embargo, que la salida del Grupo de Lima genera “incomodidad política” y no cerrar con el Fondo deja a una economía que no tiene inversión con menos desembolsos y crecimiento.

“El Gobierno, o parte de él, entiende que la Argentina necesita un programa con el FMI para evitar quedar aislado de las inversiones y del financiamiento externo para volver a crecer”, afirmó Miguel Kiguel, director de Econviews. “El Fondo ha dado sobradas muestras de que tiene la voluntad de ser flexible y apoyar un programa económico argentino, cuando haya uno”, agregó el exsecretario de Finanzas.

“El ministro Guzmán viene haciendo denodados esfuerzos para mantener la llama de la negociación prendida e intentar poner un mínimo de cordura en las políticas macroeconómicas. Y justo cuando está en Washington buscando financiamiento salen dos noticias desde la Argentina que pueden cercenar sus esfuerzos”, cuestionó el economista, que dijo que el Fondo tiene reglas que aplica para todos y que la salida del Grupo de Lima, “en un apoyo velado a Venezuela”, puede “complicar la negociación”.

Más información

Continuar en LA NACION