Descubre qué le ocurre a tu organismo si comes demasiada sal – Panorama.com.ve

Comer demasiada sal a la vez, ya sea en una sola comida o durante un día, puede tener algunas consecuencias a corto y largo plazo.

Comer demasiada sal a la vez, ya sea en una sola comida o durante un día, puede tener algunas consecuencias a corto y largo plazo.

Por: 
Agencias

La sal está compuesta de alrededor de 40% de sodio y 60% de cloruro. Se usa comúnmente para agregar sabor a los alimentos o conservarlos.

El sodio es un mineral esencial para una función muscular y nerviosa óptima. Junto con el cloruro, también ayuda a su cuerpo a mantener un equilibrio adecuado de agua y minerales; sin embargo, a pesar de sus funciones esenciales, ingerir demasiada sal puede tener efectos desagradables, tanto a corto como a largo plazo.

A continuación, te contamos lo que sucede en tu cuerpo si comes demasiada:

Efectos a corto plazo de comer demasiada sal

Comer demasiada sal a la vez, ya sea en una sola comida o durante un día, puede tener algunas consecuencias a corto plazo. Algunas son:

Retención de agua

Primero, puede notar que se siente más hinchado de lo normal. Esto sucede porque sus riñones desean mantener una proporción específica de sodio / agua en su cuerpo. Para hacerlo, retienen agua adicional para compensar el sodio adicional que comió.

Esta mayor retención de agua puede provocar hinchazón, especialmente en las manos y los pies, y puede hacer que pese más de lo habitual.

Aumento de la presión arterial

Una comida rica en sal también puede hacer que un mayor volumen de sangre fluya a través de los vasos sanguíneos y las arterias. Esto puede provocar un aumento temporal de la presión arterial.

Dicho esto, no todos pueden experimentar estos efectos. Por ejemplo, la investigación sugiere que las personas que son resistentes a la sal pueden no experimentar un aumento de la presión arterial después de las comidas ricas en sal.

Se cree que la sensibilidad de una persona a la sal está influenciada por factores como la genética y las hormonas. El envejecimiento y la obesidad también pueden amplificar los efectos de las dietas altas en sal que aumentan la presión arterial.

Estas variables pueden explicar por qué las dietas ricas en sal no resultan automáticamente en un aumento de la presión arterial para todos.

Sed intensa

Comer una comida salada también puede hacer que tenga la boca seca o que tenga mucha sed. Animarlo a beber es otra forma en que su cuerpo trata de corregir la relación sodio-agua.

El aumento resultante en la ingesta de líquidos puede hacer que orine más de lo normal. Por otro lado, no consumir líquidos después de comer grandes cantidades de sal puede hacer que los niveles de sodio de su cuerpo aumenten por encima de un nivel seguro, lo que resulta en una condición conocida como hipernatremia.

La hipernatremia puede hacer que el agua se filtre fuera de las células y en la sangre, en un intento de diluir el exceso de sodio. Si no se trata, este cambio de líquido puede provocar confusión, convulsiones, coma e incluso la muerte.

Otros síntomas de hipernatremia incluyen inquietud, dificultades para respirar y dormir, y disminución de la micción.

Efectos a largo plazo de comer demasiada sal

Comer demasiada sal durante un largo período de tiempo puede provocar varios problemas de salud, como por ejemplo:

Elevar la tensión arterial.

La investigación sugiere que las dietas ricas en sal aumentan significativamente la presión arterial y que reducir el contenido de sal de la dieta de una persona puede ayudar a reducir sus niveles de presión arterial.

Por ejemplo, dos grandes revisiones informan que una reducción en la ingesta de sal de 4.4 gramos por día puede disminuir la presión arterial sistólica y diastólica (los números superior e inferior de una lectura) en hasta 4.18 mm Hg y 2.06 mm Hg respectivamente.

No obstante, las reducciones observadas fueron casi dos veces mayores en individuos con presión arterial alta, en comparación con aquellos con presión arterial en el rango normal.

Puede aumentar el riesgo de cáncer de estómago

Varios estudios relacionan una dieta alta en sal con un mayor riesgo de cáncer de estómago. Una revisión que incluye a más de 268,000 participantes sugiere que aquellos con ingestas medias de sal de 3 gramos por día pueden tener hasta un 68% más de riesgo de cáncer de estómago que aquellos con ingestas medias de sal de 1 gramo por día.

Otra investigación insinúa además que las personas con ingestas altas de sal pueden tener un riesgo dos veces mayor de cáncer de estómago que aquellas con ingestas más bajas. Aún así, este estudio no define claramente lo que se considera una ingesta alta o baja de sal.

El mecanismo detrás del efecto de la sal sobre el cáncer de estómago no se entiende completamente, pero los expertos creen que las dietas ricas en sal pueden hacer que una persona sea más vulnerable al cáncer de estómago al causar úlceras o inflamación del revestimiento del estómago.

Efecto sobre los riesgos de enfermedad cardíaca y muerte prematura

El vínculo entre las dietas ricas en sal, las enfermedades cardíacas y la muerte prematura siguen siendo algo controvertidas.

Algunos estudios sugieren que el consumo elevado de sal provoca un aumento de la presión arterial y un endurecimiento de los vasos sanguíneos y las arterias. A su vez, estos cambios pueden provocar un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y muerte prematura.

Por ejemplo, un estudio de 20 años señala que los participantes que consumieron menos de 5,8 gramos de sal por día tuvieron las tasas de mortalidad más bajas, mientras que los que consumieron más de 15 gramos de sal por día tuvieron la mayor.

En contraparte, otros refieren que las dietas altas en sal no tienen efectos sobre la salud del corazón o la longevidad y que las dietas bajas en sal pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y muerte,

Estos resultados diferentes del estudio pueden explicarse por las diferencias en el diseño del estudio, los métodos utilizados para estimar la ingesta de sodio y los factores de los participantes, como el peso, la sensibilidad a la sal y los otros problemas de salud que los participantes pueden enfrentar.

Si bien es posible que comer demasiada sal no aumente el riesgo de enfermedad cardíaca o muerte prematura para todos, se necesitan más experimentos antes de poder llegar a conclusiones firmes.