COVID-19 con menos muertes: cómo avanzó la medicina para frenar una pandemia histórica – infobae

0 Shares
0
0
0
Personal médico realiza controles a pacientes con COVID-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Personal médico realiza controles a pacientes con COVID-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

En las últimas semanas, la virulencia de la enfermedad COVID-19 cambió. Es menos letal, según varios registros que marcan la evolución de la pandemia a causa del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 la menor cantidad de fallecimientos si se toman en cuenta los primeros meses del año.

La reducción en la letalidad de COVID-19 se ha atribuido en gran parte a mejoras en los tratamientos médicos experimentales para un virus hasta ahora desconocido y también a la identificación más temprana de las infecciones del coronavirus, lo que permite una rápida intervención médica y protección contra la infección de personas mayores de mayor riesgo. También podría explicarse por un aumento de las pruebas de detección, que identificarían casos más leves y asintomáticos, lo que llevaría a una tasa de mortalidad notificada más baja.

Los expertos coinciden en que se ha aprendido mucho puertas adentro de las Terapias Intensivas, con médicos que no han conectado inmediatamente a los pacientes a respiradores automáticos, lo que en muchas ocasiones producía daño pulmonar.

La implementación de terapia con plasma para pacientes graves de coronavirus, ha disminuido las muertes- EFE/EPA/NADEEM KHAWAR
La implementación de terapia con plasma para pacientes graves de coronavirus, ha disminuido las muertes- EFE/EPA/NADEEM KHAWAR

Ademas, el oxígeno suministrado a través de pequeñas cánulas nasales es mucho menos invasivo y, a menudo, cumple su función. A fin de julio, se descubrió que el antiinflamatorio económico dexametasona redujo las muertes en un tercio entre los pacientes que reciben ventilación mecánica, y existe esperanza de que esto mejore aún más la supervivencia.

En las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) británicas, la proporción de pacientes con COVID-19 con respiradores disminuyó del 90% en los primeros días al 30% en junio. “El estudio muestra la impresionante reducción de la mortalidad lograda durante la pandemia para los pacientes ingresados en la UCI de Reino Unido. Los 10 a 20 puntos porcentuales absolutos de mejora de la supervivencia, en todos los grupos de edad, son sorprendentes. Dentro de los tratamientos que han mejorado se destacan: uso más restringido de ventilación mecánica, anticoagulantes, decúbito prono, dexametasona, ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea no como último recurso) y la evitación de fármacos sin eficacia”, manifestó Eric Topol, reconocido cardiólogo, genetista e investigador en su cuenta de Twitter.

La mortalidad general de los pacientes con COVID-19 tratados en las UCI había caído a poco menos del 42% a finales de mayo, desde casi el 60% en marzo. Eso es según el primer análisis sistemático de dos docenas de estudios que involucran a más de 10.000 pacientes en Asia, Europa y América del Norte. La rápida propagación del SARS-CoV-2, el alto número de casos y la proporción de pacientes que requieren soporte respiratorio impusieron una “demanda sin precedentes” en los servicios de las UCI, escribieron los investigadores en un estudio publicado en julio en la revista Anesthesia. Los países en las fases posteriores de la pandemia ahora pueden estar manejándolo mejor, dijeron.

infobae-image

“Puede reflejar el rápido aprendizaje que ha tenido lugar a escala mundial debido a la pronta publicación de informes clínicos al inicio de la pandemia. También puede ser que los criterios de admisión a la UCI hayan cambiado con el tiempo, por ejemplo, con una mayor presión sobre las UCI al inicio de la oleada pandémica”, escribieron los autores, dirigidos por Tim Cook, anestesiólogo y médico de cuidados intensivos en Bath, Inglaterra.

Si bien las cifras de muerte suelen ser un indicador rezagado respecto a la cifra de contagios, hay razones para esperar que el atraso ahora sea más amplio y más lento. “Después de todo, se ha aprendido mucho sobre cómo tratar a pacientes con COVID-19”, es el consenso mundial sobre la evolución médica frente al coronavirus. Pero también se recuerda que un recuento de muertes más bajo no es una justificación para que los Estados reabran sus economías sin cautela.

Las muertes van rezagadas en comparación con los casos porque el COVID-19 es una enfermedad bastante lenta. Se necesita tiempo para desarrollar una infección lo suficientemente grave como para requerir hospitalización. Una infección aguda puede tardar más tiempo en causar la muerte. También hay que decir que las muertes no siempre se informan de manera oportuna.

Caja de herramientas

Un enfermero trabaja en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Agudos de Ezeiza, en la Provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Un enfermero trabaja en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Agudos de Ezeiza, en la Provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está recopilando datos de países para identificar elementos que reducen la mortalidad, con el objetivo de crear una caja de herramientas de tratamientos que permita a los médicos brindar una mejor atención a la gama completa de pacientes con COVID-19. “El nuevo estudio se sumará al conocimiento acumulativo. Esta es información crítica que nos ayudará a refinar nuestra estrategia para reducir la mortalidad”, explicó Sylvie Briand, directora de la OMS, del departamento para la Preparación Mundial de Riesgos Infecciosos.

La enfermedad crítica asociada con el COVID-19 puede prolongarse. Alrededor de una quinta parte de las hospitalizaciones en la UCI en el Reino Unido duró más de cuatro semanas, y el 9% persistió durante más de 42 días. Y los expertos tienen un dato clave en la mira: la mortalidad en las UCI por COVID-19 es casi el doble de la tasa típica del 22% para otras neumonías virales. El mensaje importante que deja la OMS es que “a medida que la pandemia ha progresado y todos estos factores se combinan, la supervivencia de los pacientes admitidos en UCI con COVID-19 ha mejorado significativamente”.

Medir la letalidad del COVID-19

Trabajo en una UCI en México, donde la pandemia pegó duramente - 
FOTO: OMAR MARTÍNEZ/CUARTOSCURO.COM
Trabajo en una UCI en México, donde la pandemia pegó duramente –
FOTO: OMAR MARTÍNEZ/CUARTOSCURO.COM

Una característica importante de una enfermedad infecciosa, particularmente una causada por un patógeno nuevo como el SARS-CoV-2, es su gravedad, cuya medida final es su capacidad para causar la muerte. Las tasas de mortalidad nos ayudan a comprender la gravedad de una enfermedad, identificar las poblaciones en riesgo y evaluar la calidad de la atención médica.

Según informa la OMS, se utilizan dos medidas para evaluar la proporción de personas infectadas con desenlace fatal. El primero es el índice de letalidad por infección (IFR), que estima esta proporción de muertes entre todos los individuos infectados. Y el segundo es el índice de letalidad (CFR), que estima esta proporción de muertes entre los casos confirmados identificados.

Para medir la IFR con precisión, se debe conocer una imagen completa del número de infecciones y muertes causadas por la enfermedad. En consecuencia, en esta etapa temprana de la pandemia, la mayoría de las estimaciones de las tasas de letalidad se han basado en casos detectados mediante vigilancia y calculados utilizando métodos brutos, lo que ha dado lugar a estimaciones muy variables de la RFC por país, desde menos del 0,1% hasta más del 25%.

Muchas ciudades se han visto golpeadas por el COVID-19 . EFE /Johnny Parra /Archivo
Muchas ciudades se han visto golpeadas por el COVID-19 . EFE /Johnny Parra /Archivo

Para COVID-19, como para muchas enfermedades infecciosas, el nivel real de transmisión se subestima con frecuencia porque una proporción sustancial de personas con la infección no son detectadas, ya sea porque son asintomáticas o solo tienen síntomas leves y, por lo tanto, generalmente no se presentan en los centros de salud. También puede haber segmentos de la población desatendidos o desatendidos que tienen menos probabilidades de acceder a la atención médica o las pruebas. La subdetección de casos puede exacerbarse durante una epidemia, cuando la capacidad de prueba puede ser limitada y restringida a personas con casos graves y grupos de riesgo prioritarios (como trabajadores sanitarios de primera línea, ancianos y personas con comorbilidades). Los casos también pueden diagnosticarse erróneamente y atribuirse a otras enfermedades con presentación clínica similar, como la influenza.

Las diferencias en la mortalidad entre grupos de personas y países son indicadores indirectos importantes del riesgo relativo de muerte que guían las decisiones de política con respecto a la asignación de recursos médicos escasos durante la pandemia de COVID-19 en curso.

Números de letalidad en Argentina

Un paciente recuperado de COVID-19 saluda luego de ser dado de alta del Hospital del Bicentenario de Esteban Echeverria el 30 de julio de 2020, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
Un paciente recuperado de COVID-19 saluda luego de ser dado de alta del Hospital del Bicentenario de Esteban Echeverria el 30 de julio de 2020, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

La tasa de letalidad reportada en Argentina es aceptablemente baja, de alrededor del 2%. Si bien no se dispone al momento actual de un tratamiento específico aprobado que combata directamente el virus, se han mejorado las modalidades de manejo de los pacientes desde que comenzó la epidemia en China. Esto está favoreciendo el pronóstico, particularmente de los pacientes graves. Hoy contamos con anticoagulantes, corticoides y plasma de convaleciente que parecen estar beneficiando el curso de la enfermedad y disminuyendo la letalidad de los casos que requieren terapia intensiva”, explicó a Infobae el infectólogo Osvaldo Teglia, profesor Adjunto a Cargo de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

Y agregó: “Expertos internacionales opinan que cuando todo transcurra, probablemente la tasa de letalidad de COVID-19 sea del 1% o menos, similar a la de la gripe”.

El especialista, precisó que existe otra tasa de referencia: la de mortalidad, que se calcula por cada millón de habitantes, tomando como referencia a la población total, es decir la cantidad de fallecidos en una población en un espacio de tiempo determinado. Dicha tasa apareció como un marcador más eficaz que la de letalidad para medir el impacto del coronavirus, pero tropieza también con otros inconvenientes. ¿Los fallecidos detectados por COVID-19 son realmente el total de fallecidos por esta enfermedad o existe la posibilidad de más óbitos y que los sistemas de salud no los capten?

“Hay muchos más casos de los que indican los datos. Como consecuencia, hay un mayor riesgo de infección de lo que la gente puede creer que hay”, ha manifestado John Sterman, coautor del estudio en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge, donde analizaron datos de pruebas COVID-19 de 84 países sugiriendo que las infecciones globales fueron 12 veces más altas y las muertes un 50% más altas de lo reportado oficialmente.

SEGUÍ LEYENDO:

Qué tan preocupante y exacta es la mortalidad por COVID-19

COVID-19 y mortalidad: por qué cada vez menos pacientes mueren en unidades de cuidados intensivos

También te pueden interesar