Consecuencias del exceso de consumo de fármacos en personas mayores – Revista Medicina y Salud Pública

0 Shares
0
0
0

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La población de adultos mayores en el mundo es cada vez más alta, en España según el Instituto Nacional de Estadística para el año 2033 supondrá más del 25.2%, estos pacientes son quienes en su mayoría ingieren con más frecuencia y cantidad medicamentos. 

Ciertos medicamentos como (diazepam y lorazepam), algunos muy recetados para adultos mayores, se desaconsejan en población con más de 65 años porque en esta etapa de la vida son personas sensibles a los efectos adversos que pueden sufrir somnolencia excesiva y, como consecuencia de ello, caídas. 

A mayor longevidad más enfermedades crónicas 

Ser adulto mayor está asociado al aumento de enfermedades crónicas, limitación de la movilidad, funciones y  morbilidad, esta situación representa un reto para los sistemas de salud del mundo dado que estos pacientes incrementan el uso de los servicios de salud y el consumo de fármacos. 

Polifarmacia

La Organización Mundial de la Salud definió el uso simultáneo de múltiples medicamentos, cinco o más como polifarmacia. La ingesta de diferentes medicinas al mismo tiempo aumenta la probabilidad de que se produzcan interacciones farmacéuticas. 

La polifarmacia se asocia con reacciones adversas a medicamentos, incremento de ingresos hospitalarios, delirium, caídas, discapacidad y mortalidad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el uso de varios medicamentos al mismo tiempo para un gran porcentaje de quienes los ingieren es necesario y beneficioso.  

Medidas de prevención

La Organización Mundial de la Salud desarrolló un informe llamado Seguridad de los medicamentos en polifarmacia con el fin de proponer alternativas para lidiar con la problemática:

  • Implantar revisiones periódicas de la medicación en pacientes polimedicados.
  • Abordar la polifarmacia apropiada al inicio del tratamiento, durante la revisión de los medicamentos y en las transiciones entre equipos asistenciales.
  • Permitir a los profesionales sanitarios y a los pacientes discutir temas relacionados con la polimedicación, lo que llama “cultura de seguridad”.
  • Implantar políticas que apoyen el manejo apropiado de la polifarmacia y promuevan el trabajo multidisciplinar, eliminando barreras.
  • Un enfoque centrado en las personas, revisando la medicación con los pacientes y/o sus cuidadores.
  • Abordar problemas de estilo de vida durante el proceso de revisión de la medicación.
  • Usar tecnologías apropiadas para reducir los daños relacionados con la medicación, mejorando la experiencia del paciente y la adherencia al tratamiento.
  • Informar de incidentes con medicamentos, incluyendo reacciones adversas, hospitalización o asistencia al centro de salud primario debido a síntomas relacionados con su consumo.

EL PAÍS. ¿Qué consecuencias tiene el exceso del consumo de fármacos en personas mayores?. Disponible en: https://elpais.com/elpais/2020/08/08/sesenta_y_tantos/1596871209_035801.html

También te pueden interesar