Como en Hollywood: el montaje escénico de un esquema piramidal como OneCoin – CriptoNoticias

0 Shares
0
0
0
Hechos clave:
  • Ruja Ignatova sabía que hallaría a personas codiciosas y confundidas para ofrecerles OneCoin.

  • Aunque la cripto reina desapareció en 2017, OneCoin continúa operando estafando a nuevas víctimas.

Desde que salió al aire por primera vez en septiembre de 2019, el podcast de la BBC The Missing CryptoQueen, ha estado tras la pista de Ruja Ignatova, mejor conocida como la «cripto reina», la mujer artífice de un esquema piramidal conocido como OneCoin. Ella prometió riquezas a miles de personas a cambio de que invirtieran en lo que catalogó como una revolucionaria criptomoneda, pero hace dos años, Ruja desapareció sin dejar rastro.

La saga del podcast The Missing CryptoQueen, en español «La criptoreina perdida», es producto de la investigación del periodista Jaime Bartlett y la productora Georgia Cast. En los 9 capítulos que se han lanzado hasta ahora, el documental se adentra en la vida de Ruja Ignatova y su criptomoneda falsa OneCoin.

En este artículo, CriptoNoticias recopila los datos inéditos revelados en el documental, los cuales permiten crear una visión más amplia sobre las circunstancias que engranan para darle forma y movimiento a un esquema piramidal. Al mismo tiempo, esta historia muestra al mundo cómo las personas pueden ser engañadas a gran escala y ayuda a identificar los elementos necesarios para evitarlo.

La primera vez que Ruja Ignatova apareció en escena fue en el año 2014, cuando lanzó su promesa de criptomoneda llamada OneCoin con la que se propuso competir con Bitcoin. Comenzó a aparecer en eventos en todo el mundo, Islas Vírgenes, India, Suiza, Malasia, Brasil, Finlandia, Kuwait, Ucrania, Rusia, Noruega, Honk Kong, Pakistán, Australia, Canadá, Costa de Marfil, Yemen, incluso visitó Palestina y Uganda. En total enganchó a inversionistas de 175 países. Todos creyeron en su promesa de riqueza.

Era imposible no dejarse impresionar por la Dra. Ruja Ignatova. Siempre aparecía vestida de seda, luciendo diamantes y su característico lápiz labial rojo. Ella apareció en la portada de numerosas revistas de negocios. Deslumbró con sus títulos de las universidades de Oxford y Constanza y sorprendió hablando varios idiomas con fluidez. Así, ganó legiones de seguidores y devotos en todo el mundo quienes invirtieron en su idea que presentó como la más grande, mejor y más segura que Bitcoin. Prometió la banca para los no bancarizados y una revolución financiera liberadora de los controles bancarios. Invertir en OneCoin sería volverse rico más allá de los sueños más salvajes de cada individuo.

Jamie Bartlett, periodista. Episodio 1 del podcast The Missing CryptoQueen.

Dicen que los superhéroes usan sus poderes para ponerlos al servicio de la humanidad, mientras que los villanos hacen exactamente lo contrario y por eso, todo en el mundo es una lucha constante entre el bien y el mal.

Satoshi Nakamoto inventó a Bitcoin y luego fue capaz de desprenderse de ello para beneficio de los humanos. Él demostró que la tecnología con buen propósito, es más grande que una persona. Pero, también es cierto que desde que surgió la pionera de las criptomonedas, existen personas en el mundo que buscan solo beneficios personales. ¿Qué es lo que hace que los villanos se transformen en lo que son?

Poco se sabe sobre los motivos que provocaron que una mujer tan inteligente y tan capaz de desarrollar tanta empatía, pudiese usar esos atributos para perjudicar a millones de personas. Pero lo que sí cuenta el podcast de la BBC es que, cuando apareció Ruja Ignatova con su propuesta de OneCoin, había (todavía los hay) elementos suficientes en el entramado de nuestra sociedad que abren la puerta a las estafas.


montaje-OneCoin-estafa-criptomoneda-Ruja-Ignatova
Ruja Ignatova construyó un gran montaje digno de Hollywood para mantener su esquema piramidal OneCoin con el que engañó a miles de personas. Fuente: OneCoin Nigeria / Facebook.com

En su historia Jamie Barttlet explica que la tecnología crea increíbles oportunidades y posibilidades para las personas que logran entender el uso de algunos desarrollos, pero también ofrece la oportunidad de explotar a las personas que no la conocen. Así que, cuando la tecnología choca con ciertas debilidades humanas, y cuando las viejas reglas ya no funcionan y aparece la innovación, entonces siempre habrá una Dra. Ruja Ignatova más cerca de lo que cualquiera pueda imaginar.

La Dra. Ruja identificó puntos en nuestro sistema inmunológico social que permite que existan las estafas. Ella [Ruja] sabía que hay personas lo suficientemente desesperadas, codiciosas o lo suficientemente confundidas como para apostar por OneCoin. Sabía que la verdad y la mentira cada vez son más difíciles de distinguir. Sabía que los políticos, los legisladores, los reguladores e incluso nosotros en la prensa tendríamos problemas para identificar lo que estaba pasando y también sabía que cuando nos diéramos cuenta, ella ya se habría ido.

Jamie Barttlet, periodista e investigador del podcast The Missing CryptoQueen.

OneCoin sigue viva

Una de las revelaciones del podcast The Missing CryptoQueen es que aun cuando el FBI busca por estafa a Ruja Ignatova y detuvo a su hermano Konstantine, la organización que sostiene el funcionamiento de OneCoin, continúa operando. Las personas continúan comprando «paquetes educativos» y miles de ellas mantienen sus esperanzas vivas de que pronto abrirá la casa de cambio en la que se podrá intercambiar eso que ellos creen que es una criptomoneda.

En el episodio 3, el equipo del podcast pudo comprobar que las oficinas de OneCoin están operativas en un edificio en Sofía, Bulgaria, donde trabajan personas. El personal se encarga de mantener las cuentas de las personas que pagan por los paquetes de inversión. Mantienen activo el sitio web que informa sobre el precio de la supuesta criptomoneda. También se mantienen en constante comunicación con las asociaciones independientes que se encargan de las promociones de OneCoin en todo el mundo.

Las personas compran supuestos paquetes educativos de OneCoin desde los 250.000 euros (296.000 dólares) que incluyen varias criptomonedas supuestamente minadas. El producto incluye 7 archivos PDF que según el periodista Bartlett contienen grandes fragmentos plagiados de documentos significativos del mundo de las finanzas.

OneCoin prometía a las personas que sus vidas cambiarían desde el momento en el que compraran los paquetes más grandes. El producto Tycoon, por ejemplo, podía llegar a costar 5.000 euros (USD 5.936). Familiares y amigos hacían colectas, juntaban sus ahorros, vendían algunas propiedades con la idea de invertir. «Pero la gente no se daba cuenta que con estas monedas no era posible comprar nada», menciona Barttlet en el episodio 1 del podcast.

OneCoin-precio-Ruja-Ignatova
Toda la evidencia encontrada apunta a que el precio de OneCoin fue establecido por Ruja y OneLife de una manera totalmente arbitraria. Fuente: OneCoin International Group / Facebook.com

¿Y cuáles son las especificaciones técnicas de una criptomoneda como OneCoin? Para responder a esta interrogante, el equipo de The Missing CryptoQueen se reúne en el episodio 3 con el especialista en blockchains, Bjorn Bjercke. Él relató que en el 2016 recibió una propuesta de un agente de OneCoin que le había ofrecido el cargo de Director Técnico de la empresa.

La persona que me contactó me dijo que debía trabajar en la blockchain de OneCoin. Entonces yo sorprendido le pregunté ¿pero no me dices que se trata de una criptomoneda, cómo es que debo trabajar en el desarrollo de su blockchain? Fue cuando me dijo que sí tenían una criptomoneda que ya se estaba ejecutando, pero que me necesitaban para desarrollar su blockchain. Cuando ahondé más me di cuenta que tenían una base de datos normal como respaldo de OneCoin. Con una base de datos normal cualquiera controla su sistema y lo manipula a su antojo. Eso incluye su comercio, su precio, todo. Por lo tanto, nunca hubo un precio de OneCoin, sino un número que se le ocurrió a Ruja y que colocaron como precio.

Bjorn Bjercke, especialista en blockchains. Capítulo 2 de The Missing CryptoQueen.

Más adelante Bartlett conduce a la audiencia por el triste relato de Jen McAdam, una de las 70.000 personas que compraron paquetes de OneCoin en el Reino Unido. Ellos y otros miles de personas en el mundo, todos los días entraban en sus cuentas y veían que tenían cien o mil de estas criptomonedas falsas. Luego visitaban el sitio web de la empresa donde comprobaban con entusiasmo que el precio había subido. Nadie investigaba, nadie preguntaba, no sabían que no podían hacer nada con esas monedas.

Cuando The Missing CryptoQueen envió un correo a OneCoin pidiendo detalles sobre sus especificaciones técnicas, la empresa respondió: «OneCoin tiene un sistema particularmente innovador de una blockchain centralizada».

Cuando el equipo pidió evidencia de su blockchain, la respuesta fue: «OneCoin cumple con todos los criterios de la definición de una criptomoneda, su valor se confirma y refleja en una constante actividad comercial mundial como lo es DealShaker, una de las plataformas comerciales más grandes del mundo».

Pero «DealSheker es una plataforma completamente falsa, lo sé porque yo la construí, allí nada se comercializa y los precios contemplados no están basados en nada», dijo en el episodio 6 el propio constructor del sitio web, Duncan Arthur.

El laberinto fantasma de OneCoin

Jamie Bartlett explica en el episodio 7 lo que descubrió sobre la estructura corporativa de OneCoin. «Es complicada», dice y luego aporta un ejemplo en su intento por que la audiencia comprenda la magnitud del laberinto. «Imaginemos que Ruja Ignatova tiene una casa grande que es propiedad de una empresa llamada propiedad y esta a su vez es propiedad de una empresa llamada riesgo, y esa es administrada por una empresa que se llama riesgo limitado. Esta última es de Ruja, pero luego se transfirió a panameños no identificados, aunque aún está administrada por otra empresa llamada Paragón que era propiedad de otra llamada Artifex, que a la vez es administrada por otra empresa de la madre de Ruja».

Los investigadores descubrieron que en esta complicada estructura abundan las empresas británicas, y creen que esto se debe a que estas empresas son fáciles de configurar. Se registran por mail con pocos documentos y se atan fácilmente a una cuenta bancaria. Pero, después de todo, determinan que OneCoin no es más que una empresa fantasma.

Vivimos en una economía global donde nadie está realmente a cargo y donde mucha gente está realmente feliz de que todo siga siendo así. En esta economía global, si un banco hace demasiadas preguntas, entonces el dinero se mueve hacia otro lugar. Y como esto es así, entonces un estafador de Bulgaria puede llegar fácilmente a una de sus víctimas en Escocia y las autoridades no pueden hacer mucho para evitarlo.

Jamie Bartlett, periodista. Episodio 7 The Missing CryptoQueen.

Una estafa con un poderoso marketing multinivel

En el podcast The Missing CryptoQueen describen a Ruja Ignatova como una persona decidida, que sabía lo que quería y por esa razón siempre encontró la fórmula para lograr todo lo que se proponía. La primera vez que la reina de las criptomonedas apareció en público, lo hizo en China en el año 2014. Allí promocionaba su idea que sería vendida por marketing multinivel.

Su primera presentación estuvo a cargo de Sebastian Greenwood, a quien había conocido dos años antes, un especialista en e-commerce y marketing multinivel. Cuando Ruja consolidó su proyecto y comenzó a propagarlo por el mundo, Greenwood se convirtió en el responsable del mercadeo del negocio, pero también en el esposo de la cripto reina.

Pero Greenwood no era el único especialista en marketing multinivel que tenía OneCoin. De hecho, llegó a tener a los mejores del mundo, uno de ellos era Igor Alberts, quien figuraba como el mayor vendedor de OneCoin.

Alberts recibió al periodista en su mansión de 8 pisos de Ámsterdam, donde pudieron observar varios Maseratis en su cochera. Trajeado con su Dolce & Gabbana negro y dorado, el hombre contó a Barttlet cómo se estructura el marketing multinivel que otorga las máximas ganancias a las personas que están en los niveles superiores.

Igor agregó que en los últimos 31 años ha utilizado este esquema para vender diversos productos, desde pastillas, hasta oro. Ahora se dedica a las criptomonedas y asegura que es el número uno en el mundo. Él contó que dejó el equipo de OneCoin en 2018, pero ahora vende paquetes de la supuesta criptomoneda Dagg. Según cuenta Barttlett, Dagg posee la misma estructura, el mismo sistema de mercadeo y hasta la misma gente involucrada que tenía OneCoin.

También te pueden interesar

Conatel: Se desactivaron más de 7 millones de líneas de telefonía celular en 2019 – Descifrado.com

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) presentó un balance sobre el uso de datos móviles y el número de dispositivos móviles y locales al cierre del 2019. El año pasado salieron del mercado nacional 7.254.882 líneas de teléfonos celulares -quedaron activas 13.476.287. Más información: Dólar paralelo superó los Bs. 415.000 «El gran responsable de esta debacle …