“Chichí” Hurtado un ejemplo del periodismo deportivo en Venezuela falleció este lunes – El Carabobeño

0 Shares
0
0
0
Gonzalo Enrique “Chichi” Hurtado. (Foto Archivo)


Se nos fue un grande del periodismo deportivo en Venezuela, Gonzalo Enrique “chichí” Hurtado, un ser humano excepcional por lo que era apreciado por muchísima gente.

Este destacado comunicador social murió a mediodía de este lunes, en su residencia en Naguanagua, rodeado por sus familiares más cercanos.

“Chichí” Hurtado nació en Valencia el 10 de enero de 1936, por lo que tenía 84 años. Sus hijos Gonzalo, Luis, Glenda, Jorge y Grisell hoy lloran su partida, al igual que su esposa Magaly Martínez de Hurtado y sus hermanos Gladys Hurtado de Mejías, Marisabel y José Hurtado, este último también periodista.

Trabajó en el diario El Universal por 20 años como periodista deportivo, dese 1967 al 1994. También en la revista Sport Gráfico, junto a Delio Amado León, así como en el diario La Esfera como periodista desde 1958 a 1963.

En El Carabobeño trabajó en dos oportunidades, desde 1956 a 1958, y desde 1996 hasta el 2007, esta última como jefe del Departamento de Deportes, de donde se retiró para descansar.

Entre los años 1979 a 1994 ejerció como jefe de prensa Instituto Nacional de Deportes en Caracas, donde conoció a su esposa Magaly. También fue jefe de prensa del Forum de Valencia.

Su amplio conocimiento del periodismo deportivo le hizo merecedor de innumerables reconocimientos. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo Deportivo en el año 1984.

Durante 20 años consecutivos fue seleccionado como Periodista del Año en tenis, y 10 años en natación y cuatro en béisbol. Además del Colegio Nacional de Periodista y Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, fue miembro del Círculo de Periodista Deportivos y de la Asociación Internacional de Prensa Deportiva.

Junto a Raúl Albert, también fallecido, Chichí conformaba la dupla de periodistas deportivos de El Carabobeño que tenía el reconocimiento de la colectividad valenciana, pero eso no lo hacía ser presumido, por el contrario era amable con todo el mundo.

El periodista Víctor Osta recuerda que atletas lo iban a buscar al periódico para que los aconsejaran sobre diferentes tópicos, porque nunca le faltaba una palabra de aliento hacia sus semejantes.

Cita además que tuvo mucho que ver con la formación de Carlos Tovar Bracho, un valenciano que también se fue a Caracas a labrarse un futuro y lo logró.

Chichí Hurtado era amante del Basquet, tal vez influido por la notoriedad que ganó su tío Nardo Herrera en ese deporte, como estelar jugador de Trotamundos de Carabobo.

Las tertulias que se realizaban en El Carabobeño, en las que participaba él, Raúl Albert, Víctor Osta y Alfredo Fermín, eran muy interesantes porque hacían como una especie de competencia para determinar quién sabía más de Valencia y la valencianidad.

Gonzalo Enrique “chichí” Hurtado fue un periodista de altos kilates, quien concibió el deporte como un estilo de vida.

Luego de retirarse de El Carabobeño, sufrió un infarto, posteriormente dos accidentes cerebro vasculares, que le fueron deteriorando la salud. Hace cuatro día le repitió un ACV que le afectó notablemente la respiración por lo que su esposa pidió la colaboración de un bombona de oxígeno, que no pudo llegar porque el destacado periodista murió.

Sobre su muerte José Ramón Linares escribió “Chichi” Hurtado otro valor del periodismo deportivo, que se une a la legión de grandes que están gozando de la dicha eterna, junto a Abelardo Raidi, Jesús Eduardo Lizárraga, Rubén Mijares, Pancho Silvino, Raúl Albert de las grandes enciclopedias del deporte nacional.

Lucio Herrera comentó: “Otro roble del deporte que cae. Excelente periodista deportivo. Jefe de redacción deportiva de los diarios El Universal y El Carabobeño. Fue un gran apoyo nuestro en la creación e inicios del Instituto Municipal del Deporte en Valencia, Indeval, en la década de los 90”.

Los restos de Chichí Hurtado serán cremados en el cementerio Campos de Paz, en San Joaquín, a las 4:00 de la tarde.

 

También te pueden interesar