Canciller argentino calificó de “autoritario” al gobierno de Venezuela – Aporrea

0 Shares
0
0
0

Durante una entrevista el canciller argentino, Felipe Solá, ante una pregunta, sobre la administración del presidente de Venezuela Nicolás Maduro, respondió: “El Gobierno de Venezuela es autoritario, sin dudas”, lo cual creó repercusión dentro de los partidos progresistas del país austral.

Esto viene a marcar una diferencia con respecto a los anteriores gobiernos de los Kirchner, ahora la postura parece ser diferente: “Hay una gran facilidad para meter presos políticos, luego los suelen largar, aunque no siempre”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores.

La semana pasada, el embajador Federico Villegas opinó en Ginebra sobre la “profunda preocupación por la situación de los derechos humanos así como por la grave crisis política, económica y humanitaria que padece Venezuela”.

Sin embargo a pesar de que admitiera que “esta crisis se ha exacerbado por el incremento de las sanciones económicas y financieras, y por la pandemia”, hizo un fuerte cuestionamiento a la calidad democrática por la que atraviesa Venezuela.

Por otro lado, la posición oficial del Gobierno peronista ante la ONU despertó críticas dentro del progresismo argentino. Este pronunciamiento creo una fuerte repercusión mediática, y tuvo el propio presidente Alberto Fernández que aclarar ante varios medios que “nunca” desconoció “la legitimidad del Gobierno de Venezuela”. Todo lo contrario al expresidente Mauricio Macri quien reconoció y apoyó al opositor Juan Guaidó como mandatario interino de Venezuela.

El jefe de Estado argentino aseguró que se debe “encontrar una salida pacífica, política y negociada” en el caso venezolano. Además manifestó su repudio al bloqueo y sanciones económicas que padece el país latinoamericano.

La posición del Gobierno de Fernández en función de la administración de Maduro tiene posturas encontradas al interior de la administración peronista. De hecho, hace unos días, Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, la calificó como “una dictadura”. Aunque con mayor moderación, Fernández celebró públicamente que en su administración haya amplitud de opiniones.

También te pueden interesar