Cáncer de pulmón: mayor prevalencia en el mundo y sin tratamiento efectivo – Revista Medicina y Salud Pública

0 Shares
0
0
0

Diana Castañeda
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Actualmente, el cáncer de pulmón sigue siendo el más prevalente a nivel mundial, se estima que en Estados Unidos existen alrededor de 230.000 casos y, aproximadamente 176.000 muertes al año son relacionadas con este padecimiento.

“Esto comparado con malestares como el asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD por sus siglas en inglés), que causan problemas en millones de personas, no es considerado tan frecuente, pero, como a la mayoría de estos pacientes (con cáncer de pulmón) no les va bien y muchos mueren a causa de esto, la cifra resulta bien importante”, manifestó para la Revista Medicina y Salud Pública (MSP) el doctor Jesse Román, neumólogo y director del programa Cuidados Intensivos y Pulmonares en el Hospital de la Universidad Thomas Jefferson.

Además, el galeno, quien reside en Estados Unidos hace 30 años adujo que este tipo de cáncer ha superado el cáncer de seno en muchas áreas del mundo, siendo una de las primeras causas de muerte.

Avances en los tratamientos para el cáncer de pulmón sin data disponible

Cuenta el especialista que en este momento hay un gran número de medicamentos que se están utilizando, “son ciertos genes y caminos biológicos que utiliza la célula tumoral para crecer y protegerse o hacer resistencia al tratamiento y, estas nuevas drogas afectan esas áreas. Se cree que esto va aumentar y mejorar la vida de los pacientes, sin embargo, la data no está disponible todavía”, argumenta.

Con lo anterior, el galeno asegura que es importante hacer énfasis en esta situación, ya que, pese a los avances de los últimos años, la sobrevida de un paciente con cáncer de pulmón es del 18% a 25%, usualmente.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo menos la tercera parte de pacientes con cáncer de pulmón son prevenibles. Ante esto el doctor Román coincide en que, si las personas evitan el consumo del tabaco, que es la causa más común de este tipo de cáncer; además del contacto con asbestos y otros cambios ambientales se puede mitigar el padecimiento de esta enfermedad.

Por otra parte, medios como Radiology Info refiere que, aproximadamente un tercio de los pacientes con cáncer pulmonar son diagnosticados con la enfermedad localizada que puede tratarse, ya sea mediante resección quirúrgica, o si el paciente no es un candidato para este tratamiento, con radioterapia definida. Otro tercio de los pacientes presentan la enfermedad ya diseminada a los ganglios linfáticos. En dichos casos, se usa radioterapia en combinación con quimioterapia y a veces cirugía. El último tercio de los pacientes pueden tener tumores que ya se han diseminado a otras partes del cuerpo por el torrente sanguíneo, que habitualmente son tratados con quimioterapia y a veces con radioterapia para aliviar los síntomas.

“Todavía no tenemos una buena estrategia para tratar y curar, que es lo más importante. Lo mejor es diagnosticar temprano al paciente y, lo más importante aún, evitar las condiciones que promueven este tipo de cáncer como el fumar”, aclaró el neumólogo.

Diagnóstico

Los síntomas más frecuentes para la detección de este tipo de cáncer son: tos frecuente, dificultad para respirar, cansancio, fatiga, dolor en el pecho, y en algunas ocasiones, tos con sangre. En este momento, en el que el paciente llega con algunos de estos malestares el cáncer está un poco avanzado.

El director del programa Cuidados Intensivos y Pulmonares en el Hospital de la Universidad Thomas Jefferson, comenta que idealmente lo que se pretende es detectar el cáncer antes de que la persona comience a presentar las dolencias, pero si el paciente tiene antecedentes como el cigarrillo, se realiza una radiografía para encontrar la presencia de nódulos que al final resultan siendo cáncer.

“En estos estudios, cuando se revisa el prospecto de la persona, se detecta que hay un aumento de sobrevida de un 20% y, se cree que es porque se detecta el cáncer más temprano. Así que, entre más rápido, es más fácil removerlo. Pero, una vez el tumor crece de cierto tamaño, invade algunas áreas adyacentes que ya no se pueden quitar quirúrgicamente, por lo que se tratan la mayor parte de las veces con radioterapia o quimioterapia”, adujo el Dr. Jesse Román.

Tipos de cáncer pulmonar

El especialista aseguró que el cáncer de célula pequeña es el más común. “Es ahí donde se incluye el adenocarcinoma. Hoy se incluye el carcinoma escamoso, estos son una clasificación patológica de histología que observa un patólogo, y es el cáncer más común de pulmón que hemos encontrado hoy en día. Por ejemplo, el de célula pequeña es más agresivo y frecuentemente cuando se detecta ya ha corrido al área más central del pulmón” añadió.

Cáncer pulmonar de células pequeñas:

En el caso de enfermedad en un estadio limitado (confinada al pecho), la quimioterapia y la radioterapia son usadas como tratamientos curativos. La radiación, por lo general, comienza concurrentemente con la primera y segunda dosis de quimioterapia. Seis semanas de radiación una vez por día o tres semanas de radiación dos veces por día son regímenes comunes de radiación.

Para estadios limitados, el radioncólogo podría sugerir radioterapia dirigida al cerebro incluso cuando no se ha encontrado cáncer allí.

Para SCLC en estadios avanzados, la quimioterapia sola es el curso primario de la terapia.

Para estadio avanzados, el radioncólogo podría considerar la radioterapia dirigida al cerebro incluso cuando no se ha encontrado cáncer allí. La evidencia para la radiación profiláctica del cerebro es menos fuerte que la de la enfermedad en estadios limitados.

Cáncer pulmonar de células no pequeñas:

Estadios tempranos: los NSCLC más tempranos son tumores muy pequeños. Puede que sea necesario hacer pruebas especiales para localizar el tumor principal. Los tumores en estadios tempranos son tratados con cirugía o con radioterapia estereotáctica.

Estadio avanzado: el tratamiento combinado está indicado cuando el cáncer se ha diseminado a estructuras cerca del pulmón tales como la pared torácica, el diafragma o los ganglios linfáticos del pecho. Dependiendo de la ubicación exacta del cáncer, se puede dar radioterapia sola o combinada con cirugía y/o quimioterapia.

También te pueden interesar