Aneurisma: cómo identificar un padecimiento silencioso y mortal – Revista Medicina y Salud Pública

0 Shares
0
0
0

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Existe un gran número de pacientes que tienen aneurismas sin saberlo, específicamente 1 de cada 50 personas presentan esta condición.

El aneurisma es un tipo de inflamación que se caracteriza por desarrollarse en los vasos sanguíneos del cerebro, específicamente en las arterias que se encargan de circular sangre a este importante órgano. En diálogo con la revista Medicina y Salud Pública el doctor Rodolfo Alcedo Guardia médico neurocirujano, explica de qué trata esta afección, cómo se desarrolla, la sintomatología más común en los pacientes, las formas de detección y por último los tratamientos.

“La mayoría de los aneurismas son arterias dentro del cerebro donde existe una debilitación en la pared de la misma y se forma un globo, estos pueden romperse o mantenerse intactos, es importante distinguir un aneurisma roto de uno no roto, cuando estos se rompen se crea una hemorragia subaracnoidea, recibe este nombre porque es el lugar donde las arterias se localizan o habitan, existe un gran número de pacientes que tienen aneurismas sin saberlo, específicamente 1 de cada 50 personas presentan esta condición.” añadió el especialista.

Sintomatología de un aneurisma

Muchas enfermedades pueden tener indicios o señales que alertan al  individuo de que algo anda mal, el aneurisma tiende a producir cefaleas cuando se desarrolla en el cerebro, sin embargo, es muy importante que las personas sepan diferenciar un simple dolor de una afección crónica como la mencionada.

“Los signos y síntomas de los aneurismas no rotos son dolores de cabeza intensos y algunos daños en el sistema neurológico, asociado a una comprensión de un nervio, donde estos causan síntomas visuales, paresis y un déficit mismos nervios. Los síntomas de un aneurisma roto es un dolor de cabeza  insoportable, los pacientes dicen que es el dolor más intenso de su vida cuya intensidad es 10 de 10, la gente tiende a confundir estos dolores con migrañas, la diferencia es que estos dolores avisan, es decir algunos pacientes saben que les dolerá la cabeza por algún olor, ruido e incluso por alguna dieta una bebida o comida puede producirse molestias, pero en el caso del aneurisma roto esta aflicción no avisa son súbitos” aclaró el neurocirujano.

Detección y diagnóstico de un aneurisma

Gracias a las pruebas por imágenes muchos padecimientos crónicos pueden detectarse a tiempo con el fin de tratarlos y otorgarle al paciente una mejor calidad de vida y una recuperación rápida y eficiente, los aneurismas tienden a presentar una clasificación de gravedad y dependiendo de este factor se intervienen de manera quirúrgica.

“Hay aneurismas no rotos que no ameritan tanta observación o preocupación ya que se encuentran localizados en un zona que no presenta un daño de vida, muchas veces pasa que la gente se queja de dolores de cabeza les hacen estudios y detectaron un aneurisma, por supuesto que cuando esto ocurre estos pacientes se preocupan  una intervención depende del tamaño del mismo aneurisma, hay unos tan pequeños que su riesgo de ruptura es cero, no necesariamente desarrollar aneurisma indica que se va a romper” argumenta el doctor.

Tratamiento

Gracias a la nueva tecnología y a la innovación médica existen múltiples tipos de procedimientos que pueden ayudar al especialista a tratar de manera correcta un aneurisma y evitar algunas recurrencias, las principales intervenciones se caracterizan por desinflamar la hinchazón de la pared del vaso sanguíneo.

“El propósito (del tratamiento) del aneurisma es dejarlo sin circulación, las arterias son mangas que llevan sangre, es un flujo laminar y cuando este es interrumpido hay turbulencia y eso ocasiona el cambio de presión y hace que se rompa, el camino más sencillo es alejarlo de circulación ya sea abriendo el cráneo a través de un grapado de aneurisma o los métodos endovasculares que son una variante más moderna y menos invasiva, uno de estos métodos son por medio de unos resortes o alambres que crean una limitación en el flujo laminar, otra es el coil el procedimiento es similar al de una muñeca rusa, donde se  colocan canastas de diferentes tamaños para parar la curación dentro de la hinchazón si esto falla por la caída de estos materiales necesario que se haga el mismo proceso pero con stent asistido. El último proceso es colocar este stent en la arteria de manera que la modera junto con los divisores de flujo ocasionando que esta circulación sea lenta y el aneurisma se desinflame y la pared vuelva a la normalidad, por último están los tratamientos intravasculares donde se coloca un corcho en el aneurisma y el flujo también se normaliza” argumenta el Dr. Rodolfo.

También te pueden interesar