ANÁLISIS | Los ataques de Trump a Biden le dan oportunidad crucial para demostrar cómo será como presidente – CNN

0 Shares
0
0
0

(CNN) — El candidato presidencial demócrata Joe Biden y el presidente Donald Trump se enfrentan cara a cara en los temas hipersensibles de violencia cívica y justicia racial en un momento potencialmente decisivo por la Casa Blanca en una batalla repentinamente electrizada.

En un momento crudo de la historia política estadounidense moderna, los rivales están emergiendo de convenciones que ofrecían visiones del futuro marcadamente diferentes, con cada día de la campaña cada vez más crucial, mientras algunos estados se preparan para comenzar a enviar boletas ausentes en las próximas semanas.

Biden pronunciará un discurso en Pittsburgh este lunes en el que planteará la pregunta: «¿Estás a salvo en el Estados Unidos de Donald Trump?». El presidente, a pesar de las súplicas del gobernador de Wisconsin para que no lo haga, viajará este martes a la ciudad de Kenosha, asolada por la violencia.

Trump: Nadie va a estar seguro en el EE.UU. de Biden 10:33

El presidente está pintando una imagen inexacta de una nación consumida por la violencia callejera mientras busca reparar su posición entre los votantes suburbanos blancos. Lejos de calmar la situación, parece estar incitando a los disturbios, por ejemplo, elogiando a un convoy de simpatizantes que se dirige a la inquieta Portland, Oregon, como «Grandes Patriotas». También le dio «Me gusta» a una publicación de Twitter que animaba a la gente a leer un hilo de tuits que en parte elogiaba a Kyle Rittenhouse, un joven de 17 años acusado de presuntamente matar a dos manifestantes en Kenosha. Mientras tanto, Biden acusa al presidente de avivar las llamas de la violencia y dividir al país con fines políticos.

«Hace tiempo que este presidente perdió todo liderazgo moral en este país. No puede detener la violencia, porque durante años la ha fomentado», se espera que diga el exvicepresidente en su discurso, según extractos difundidos por su campaña.

«Puede que él crea que pronunciar las palabras ley y orden lo hacen fuerte, pero el hecho de que no haya pedido a sus propios seguidores que dejen de actuar como milicia armada en este país muestra lo débil que es».

«¿Alguien cree que habrá menos violencia en Estados Unidos si Donald Trump es reelegido?».

La implicación de Trump en los ataques significa que existe una opción binaria entre apoyar la aplicación de la ley y el orden, y ofrecer comprensión y un camino hacia la justicia para la población negra. Su estrategia sigue una convención republicana profundamente engañosa que se basó en la «ley y el orden» para distraer la atención de la muerte de más de 180.000 estadounidenses en la pandemia mal manejada por coronavirus.

El debate entre Biden y Trump sobre las protestas y la raza también se está desarrollando contra un ajuste de cuentas nacional extraordinario que está causando cambios difíciles de medir en la política, que la semana pasada vio a los jugadores de la NBA y otros atletas dejar de jugar en una demanda extraordinaria de justicia y reforma policial.

Las recriminaciones políticas empeoraron drásticamente durante el fin de semana, con respecto a Kenosha, donde la policía disparó una semana antes a un hombre negro, Jacob Blake, siete veces por la espalda. En los enfrentamientos en Portland, un hombre, al parecer miembro de una organización de extrema derecha, fue asesinado a tiros.

MIRA: Portland: lo que sabemos de la muerte de un hombre durante las protestas

Biden está bajo una creciente presión para montar una respuesta de alto perfil a los abrasadores ataques de Trump que lo califican como la herramienta de los anarquistas de izquierda y activistas del movimiento para desfinanciar a la Policía —»Defund the Police»— durante un verano de protestas y disturbios tras la muerte de George Floyd quien murió cuando un policía lo inmovilizó poniendo su rodilla en el cuello el pasado mes de mayo.

En un movimiento agresivo el domingo antes de su discurso, el candidato demócrata emitió un comunicado acusando al presidente de «avivar las llamas del odio y la división en nuestra sociedad» y le pidió que condene todas las formas de violencia.

Un discurso efectivo y medidas de seguimiento por parte de Biden podrían disipar los temores de los demócratas de que una campaña republicana de ley y orden radical podría comerse el liderazgo de Biden en las encuestas, pero también ofrece una idea de cómo podría Biden liderar como presidente. Es una oportunidad para que él muestre su capacidad de empatía y para unir a las personas, y ofrecer una posible ruta para salir de otra crisis que Trump parece no poder o no querer brindar.

El intento del presidente de mover la lucha electoral hacia lo que él cree que es un terreno más favorable coincide con nuevos indicios de cómo planea usar el poder de su cargo en un intento por asegurar un segundo mandato. Los demócratas reaccionaron con indignación el domingo después de que el director de Inteligencia Nacional dijera que detendría las reuniones informativas en persona para los legisladores sobre seguridad electoral. Y el Dr. Stephen Hahn, jefe de la Administración Federal de Medicamentos, agregó su preocupación de que la Casa Blanca anteponga la política a la ciencia cuando planteó la posibilidad en el Financial Times de una autorización de uso de emergencia para una vacuna contra el coronavirus antes de que se completen los ensayos de Fase 3.

La campaña de Trump dice que los manifestantes son ‘terroristas’ y simpatizantes de Biden

Los intercambios entre las dos campañas en los programas de entrevistas del domingo arrojan luz sobre cómo cada candidato planea responder a un momento nacional extraordinario en los tensos días que se avecinan, y dónde ven responsabilidades que explotar en sus rivales.

Trump y su campaña se están comportando como si pensaran que tienen a Biden sujetado. El candidato demócrata se ha alineado fuertemente con las protestas de Black Lives Matter, lo que ha hecho que Trump argumente que está promoviendo o es una herramienta de saqueadores que han quemado partes de ciudades estadounidenses. Biden ha condenado la violencia en todos los lados y, a pesar de los esfuerzos de Trump y sus animadores en los medios conservadores, hay evidencia de que la violencia no es solo el trabajo de grupos de extrema izquierda y que las organizaciones anarquistas de extrema derecha también están involucradas.

Pero en el frenesí de una campaña presidencial que está en su última etapa, esas distinciones se ignoran. «No se equivoquen: estos son terroristas de izquierda y votantes de Joe Biden», tuiteó el domingo el director de comunicaciones de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, después de que el presidente dijera en una manifestación salvaje en Nueva Hampshire el viernes que: «El Partido Demócrata de hoy está lleno de odio… manifestantes no. Ellos no son manifestantes … son agitadores, son alborotadores, son saqueadores».

La estrategia del presidente quedó al descubierto en un comentario de su consejera saliente Kellyanne Conway la semana pasada cuando le dijo a Fox News que «cuanto más caos, anarquía, vandalismo y violencia reinen, mejores noticias para la elección muy clara de quién es el mejor en seguridad pública y la ley y el orden».

El domingo, en «State of the Union» de CNN, el partidario de Trump y senador republicano de Wisconsin, Ron Johnson, declinó la oportunidad de condenar específicamente al supuesto justiciero que mató a dos manifestantes en Kenosha, diciendo repetidamente que «toda la situación» era una «tragedia».

«No quiero que nadie pierda la vida. No quiero que continúe la violencia. No quiero que se quemen negocios. No quiero ver destrucción económica. Lo condeno todo», le dijo Johnson a Dana Bash de CNN. Trump aún no ha condenado el tiroteo policial de Blake, quien sobrevivió pero actualmente está parcialmente paralizado. El presidente ha pedido una investigación.

La presión de Trump en el comienzo de su campaña 2:40

En la convención republicana, la campaña de Trump enmarcó en gran medida las protestas y la violencia como algo natural, en lugar de una consecuencia de la desesperación de los afroamericanos en medio de repetidos casos de brutalidad policial. Y el domingo, retuiteó un video de partidarios de Trump en un convoy que se dirigía al centro de Portland, llamándolos «Grandes patriotas».

En «Meet the Press» de NBC, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, hizo la extraña afirmación de que «La mayoría de Estados Unidos de Donald Trump es pacífica», buscando culpar a los gobernadores y alcaldes demócratas por no poner un freno a los disturbios, pero dejando impresión de que el presidente no está dirigiendo a todo el país.

El alcalde demócrata de Portland, a su vez, dijo el domingo que es Trump quien «creó el odio y la división» en un inquebrantable ataque contra la Casa Blanca tras los disturbios allí. «¿Se pregunta seriamente, señor presidente, por qué esta es la primera vez en décadas que Estados Unidos ha visto este nivel de violencia?», dijo el alcalde Ted Wheeler, hablando en una conferencia de prensa.

El viaje del presidente a Kenosha corre el riesgo de exacerbar aún más la situación, particularmente después de que el gobernador demócrata del estado le escribió una carta instándole a que reconsidere, pero le ofrecerá a Trump la oportunidad de estar con los oficiales de policía y presentarse como un baluarte contra lo que él afirma que la violencia extremista está barriendo la nación.

Los demócratas advierten que el viaje demostrará que busca explotar los disturbios para su propio beneficio político personal. «Creo que su visita tiene un propósito, y un solo propósito. Y eso es agitar las cosas y empeorarlas», dijo la representante de California Karen Bass, partidaria de Biden, en «State of the Union». Los asesores de Biden también habían estado considerando un viaje a Kenosha, pero un funcionario de campaña dijo que no querían que la visita de Biden fuera disruptiva o generara más críticas a Trump, informaron el domingo Sarah Mucha y Jeff Zeleny de CNN.

Pero Biden respondió a esa crítica de otras formas. Usó el aliento de Trump a los partidarios que corren el riesgo de exacerbar los disturbios como un ejemplo de por qué no es apto para la Oficina Oval y se le debería negar un segundo mandato.

«Puede creer que tuitear sobre la ley y el orden lo hace fuerte, pero su incapacidad para pedir a sus partidarios que dejen de buscar conflictos demuestra lo débil que es», dijo Biden en su declaración del domingo. «Puede pensar que la guerra en nuestras calles es buena para sus posibilidades de reelección, pero eso no es liderazgo presidencial, ni siquiera compasión humana básica».

 

–Paul LeBlanc de CNN contribuyó a este informe.

También te pueden interesar