Análisis | A medida que los consulados de China y EE.UU. cierran, aumenta el riesgo de que escalen los de errores y las tensiones – CNN

0 Shares
0
0
0

Hong Kong (CNN) — Durante casi dos décadas, después del establecimiento de la República Popular de China, el único contacto formal entre Washington y Beijing fue a través de reuniones ocasionales en Ginebra y Varsovia.

“Nos tratamos como adversarios”, dijo el exdiplomático estadounidense Henry Kissinger, el año pasado, en el cuadragésimo aniversario de la normalización de las relaciones con China. “No teníamos una forma normal de contactar al Gobierno chino, excepto que había una embajada en Varsovia en la que ambas partes podían comunicarse entre sí y en las que los embajadores se reunían ocasionalmente. Hubo 152 reuniones de embajadores de Varsovia que nunca llegaron a un acuerdo sobre cualquier cosa”.

Si bien hoy China y Estados Unidos tienen embajadas y contactos regulares, el acuerdo parece ser cada vez crudo.

Este jueves, otro secretario de Estado republicano, Mike Pompeo, pareció refutar el legado de Kissinger y Nixon en China, criticando el “viejo paradigma del compromiso ciego” y preguntando “¿qué tienen que mostrar los estadounidenses ahora 50 años después?”.

Pompeo dijo esto después de que Washington ordenó el cierre del consulado de China en Houston, en medio de acusaciones de que estaba relacionado con el espionaje y el robo de propiedad intelectual. Beijing respondió, el viernes, ordenando el cierre del consulado de Estados Unidos en la ciudad suroccidental de Chengdu.

Los acontecimientos se producen en un momento en que “muchos creían que las tensiones entre Estados Unidos y China no podrían empeorar”, dijo Natasha Kassam, experta en China del Instituto Lowy y exdiplomática australiana.

La pérdida de su consulado en Chengdu, dijo, “limitaría las vías de comunicación de Washington con Beijing, así como la capacidad de los extranjeros para monitorear e informar sobre lo que está sucediendo dentro de China”.

Kassam lo comparó con la reciente ofensiva contra los medios estatales chinos en Estados Unidos, que condujo a la expulsión de periodistas estadounidenses que trabajan en China, diezmando al cuerpo de prensa en Beijing y obstaculizando los informes sobre la segunda economía más grande del mundo en medio de una pandemia global.

Muchos analistas, quienes hablaron con CNN a raíz de los cierres del consulado, advirtieron de tensiones en espiral, ya que la eliminación de diplomáticos y vías para las conversaciones dificulta que ambos países entiendan los movimientos del otro y crea una barrera para la futura desescalada.

“Estados Unidos y China han pasado los últimos tres años sacando el software de la relación”, dijo Jeff Moon, exdiplomático estadounidense en China. “Ahora estamos literalmente arrancando el hardware”.

Marte es el gran objetivo de China y EE.UU. 2:31

Elegir bandos

Guy Saint-Jacques, exembajador de Canadá en Beijing, dijo que el aparente impulso de la administración Trump para el “desacoplamiento” económico de China podría tener “consecuencias geopolíticas a largo plazo”.

Desde que se impulsó el compromiso económico con la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio, en 2001, las dos economías se han acercado cada vez más. En 2018, antes de que Trump lanzara una serie de aranceles contra Beijing en el primer bombardeo de su guerra comercial, China era el mayor socio comercial de Estados Unidos, con un comercio total por valor de US$ 660.000 millones, la mayor fuente de importaciones de Estados Unidos y el tercer mayor mercado de exportación de Estados Unidos.

Muchas de las principales empresas estadounidenses, en industrias que van desde fabricación y tecnología hasta Hollywood y la NBA, dependen de China como una fuente importante de ingresos. Innumerables instituciones culturales estadounidenses y colegios también operan en China. Y a medida que crece la desconfianza mutua, también lo hace el riesgo para los ciudadanos comunes en ambos lados.

“Cuando hacen muchos negocios juntos, deben trabajar juntos para evitar que los problemas (y) los roces se conviertan en crisis importantes”, dijo Saint-Jacques.

En su discurso, Pompeo habló de la necesidad de una coalición internacional contra China, que pueda presionar a Beijing sobre cuestiones como las libertades democráticas en Hong Kong, los abusos de los derechos humanos en Xinjiang y las políticas comerciales injustas. Pero el historial reciente sobre la efectividad de esto como táctica no es fuerte.

Beijing se ha enfrentado a una condena internacional generalizada, al menos por parte de las potencias occidentales, ya que forzó una nueva ley de seguridad en Hong Kong, a principios de este mes, pero respondió duplicando y amenazando con contramedidas si los países actuaban contra ella.

Tampoco China está sola en el escenario mundial. Beijing ha estado formando su propia coalición de países con ideas afines que pueden contrarrestar cualquier presión que Washington intente ejercer.

Nuevamente, la situación de Hong Kong es ilustrativa. A medida que 27 democracias occidentales, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña, criticaron los movimientos de China en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), otros 53 firmaron una resolución en apoyo de Beijing.

“La victoria aplastante fue vista por los expertos como una muestra de que los logros de China en derechos humanos han ganado más seguidores y se han hecho conocidos por un público más amplio”, dijo el periódico sensacionalista respaldado por el Estado nacionalista de Beijing, The Global Times. “El doble rasero de algunos países occidentales que trataron de politizar [el] Acnur y utilizar los asuntos relacionados con los derechos humanos como armas para atacar a China, provocó más críticas dentro de la comunidad internacional”.

Saint-Jacques apoyó la idea de alentar a Beijing a cumplir con las normas y reglas internacionales a las que China se ha adherido a través de organismos como la OMC, pero desconfiaba de que la administración Trump creara una nueva división entre países que toman una línea dura contra Beijing y aquellos que quieren mantener influencia y lazos económicos.

Incluso algunos aliados cercanos de Estados Unidos dudan de este enfoque de estilo de bloque. El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo esta semana que no será presionado “a convertirse en un sinófobo”.

La contraparte de Pompeo, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ha estado cultivando silenciosamente aliados contra Washington, incluso cuando Beijing, en general, ha evitado el tipo de retórica agresiva proveniente del Gobierno de Estados Unidos.

En declaraciones al ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, la semana pasada, Wang criticó la “mentalidad de la Guerra Fría” de Washington y pidió a Beijing y Moscú que “no solo impulsen sus relaciones bilaterales a un nivel superior, sino que también respalden a todos los países con una postura objetiva y justa rechazando cualquier acción destructiva para el orden internacional y contra la tendencia histórica”.

China responde al cierre de consulado 1:22

“Carne roja”

Si bien China ha igualado a Estados Unidos en el aumento de las tensiones, Beijing preferiría por mucho responder de manera contraria, y en el pasado ha sido un importante impulsor de un mayor compromiso con Washington, particularmente en el frente económico. Pero la postura agresiva y nacionalista del presidente Xi Jinping también dificulta que China retroceda o no responda públicamente a las provocaciones de Washington.

Esto facilita a los halcones de China en la Casa Blanca “causar distracción”, provocando que China entre en acción que luego puede usarse para justificar una postura agresiva de Estados Unidos, cuando se trata de vínculos entre las dos naciones, potencialmente por sus propios fines políticos internos.

Hablando con CNN, después del cierre del consulado de Houston, el senador Angus King, un independiente de Maine, que se reúne con los demócratas y es miembro de la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo que “ciertamente hay una buena razón para confrontar a China. Mi preocupación es que esto aumente la tensión: ¿realmente se trata de enfrentar a China, o tiene algo que ver con una elección en cuatro meses?”.

El presidente Donald Trump ha hecho que ser duro con China sea un elemento clave de su esfuerzo de reelección, criticando a su rival demócrata Joe Biden por ser suave con Beijing. El discurso de Pompeo fue solo el último de un alto funcionario estadounidense en atacar a China, y todos esos ataques vienen a medida que se acercan las elecciones.

“Trump ha dicho con orgullo muchas veces que cuando es golpeado, él devuelve el doble de duro”, dijo Moon, el exdiplomático. “Las circunstancias actuales lo alientan a seguir ese instinto porque ponerse duro con China es un tema de la campaña presidencial y hay un amplio consenso en Washington para una respuesta fuerte al comportamiento agresivo de China”.

Moon agregó que China puede haber jugado mal la carta al optar por escalar las tensiones y cerrar el consulado en Chengdu en lugar de Wuhan, como se esperaba, especialmente si esto conduce a una mayor escalada de Estados Unidos.

El consulado de Estados Unidos en Wuhan ha estado efectivamente cerrado durante meses debido a la pandemia de coronavirus, por lo que su cierre formal no habría tenido un impacto operativo real y podría haber permitido que las tensiones se enfriaran temporalmente.

“China obtiene muchos más beneficios de sus consulados en Estados Unidos que los que obtiene Estados Unidos en China”, dijo Moon. “Los diplomáticos chinos se benefician del amplio acceso a la sociedad abierta de Estados Unidos. Mientras tanto, el Gobierno chino tiene una burocracia oficial dedicada a obstruir sistemáticamente el acceso estadounidense a la sociedad china. Por lo tanto, cerrar los consulados es un juego perdido para China y estoy sorprendido de que China haya optado por escalar esta situación”.

Las economías de Estados Unidos y China están estrechamente interconectadas, y ambas ya están sufriendo la guerra comercial en curso. Militarmente, también hay varios puntos críticos potenciales, entre ellos el mar de China Meridional y Taiwán, donde ambos países han llevado a cabo simulacros o han patrullado recientemente.

Durante años, el mar de China Meridional, en particular, ha sido un importante punto de inflamación potencial, con ambos países desplegando grandes cantidades de poder naval en la región. Dada la reciente pelea sangrienta sobre una frontera igualmente tensa entre China e India en el Himalaya, no hay razón para suponer que la distensión actual siempre resistirá.

Más cerca de casa, los fiscales federales de Estados Unidos estaban buscando a una científica vinculada al Ejército chino que se escondía en el consulado en San Francisco, una situación que no muestra signos de desaparecer, mientras que el propio Trump ha amenazado con cerrar más consulados.

Cualquier movimiento de ese tipo seguramente sería igualado por Beijing, que ahora ha sentado un precedente con Chengdu, reduciendo la capacidad de ambas partes para evitar malentendidos potencialmente graves en caso de crisis.

También te pueden interesar