¿Alguna vez te preguntaste cómo se verá la habitación de un hospital en el 2030? – Enlace Judío

0 Shares
0
0
0

Telemedicina

La telemedicina irrumpió en escena a gran escala con la apertura de la primera sala COVID-19. Con la ayuda de un kit que contiene dispositivos para autoexaminación y un robot que sirve como consola de comunicación y como herramienta de examen remoto, los médicos ahora pueden proporcionar el 80% del tratamiento a distancia, manteniendo así a los pacientes en aislamiento y reduciendo el riesgo para el personal médico en el mayor grado posible. Claramente, la telemedicina llegó para quedarse. Tanto el software como el hardware están siendo expandidos y mejorados constantemente, con rumbo a convertirse en una parte integral de la salud digital convencional, no solo en el campo de las enfermedades infecciosas.

Sensores

Los sensores que proporcionan monitoreo constante han estado en el mercado durante varios años, como el monitor de glucosa constante que ha cambiado la vida de las personas con diabetes tipo 1. A diferencia de esos sensores incrustados en la piel, EarlySense no tiene contacto, se coloca debajo del colchón del paciente desde donde monitorea los signos vitales, incluida la frecuencia respiratoria y la frecuencia cardíaca. Empleando inteligencia artificial (IA), el sensor ahora puede predecir el deterioro del paciente y alertar al personal médico de una emergencia inminente. Para los pacientes con COVID-19, que pueden sufrir un agravamiento repentino e inesperado, un sistema de alerta tan temprana puede significar la diferencia entre la recuperación y la muerte.

Sistema de seguimiento inteligente

Utilizando la tecnología de reconocimiento facial, el sistema Anyvision mantiene seguros a los pacientes y al personal, al verificar que los miembros individuales del personal no estuvieron cerca de ninguna persona que dio positivo a coronavirus. Anyvision emplea cámaras de vigilancia ya existentes y se puede programar de acuerdo con varios parámetros, incluida la distancia exacta entre el sujeto y una persona contagiada, durante cuánto tiempo y más.

Eficiencia creciente en la sala de emergencias y la Unidad de Terapia Intensiva (UTI)

Clew, llamada la “torre de control de IA” es un sistema de análisis predictivo destinado a optimizar la atención y aumentar la eficiencia en la sala de emergencias y la UTI. Clew ayuda con las tareas de localizar camas disponibles, para determinar la gravedad de un paciente frente al resto en el piso, así como también proporcionar una alerta temprana del deterioro del paciente.

La generación de orina es uno de los marcadores de pacientes de la UTI que deben controlarse regularmente, generalmente acercándose físicamente al lado de la cama. El dispositivo de monitoreo Serenno transmite esos datos digitalmente, lo que evita la necesidad de acercarse a la cama y, por lo tanto, reduce el riesgo de infección del personal en la sala de COVID-19. Actualmente se está desarrollando tecnología para permitir que se analice la orina medida, y los resultados se ingresan automáticamente en la historia clínica del paciente.

Realidad aumentada

Las aplicaciones de realidad aumentada y mixta son tan vastas como la imaginación. Sheba ya está utilizando ampliamente la tecnología de realidad virtual, por ejemplo, para ayudar a capacitar a los médicos novatos, dándoles la oportunidad de realizar “ensayos” antes de procedimientos complicados y cirugías. Además, se alienta al personal a tomar un descanso de la atmósfera de alta presión y refrescarse con el entretenimiento de realidad virtual. En una nota más sombría, la escasez de técnicos en ventiladores mecánicos durante la crisis de COVID-19 ha llevado al personal de Sheba a establecer contacto con expertos en una ubicación distante utilizando las gafas inteligentes de realidad mixta HoloLens 2 de Microsoft. La tecnología les permite recibir orientación e instrucción visual en tiempo real, como si estuvieran parados justo al lado de ellos.

Cooperación con la industria de defensa

El profesor Amitai Ziv, subdirector del Centro Médico Sheba, comentó lo gratificante y emocionante que es ver la colaboración productiva entre las industrias de defensa y salud de Israel en respuesta a la crisis por COVID-19. En medio de temores de que el número de pacientes que necesiten asistencia respiratoria pueda exceder el número de ventiladores mecánicos disponibles, la Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel trabajó arduamente para desarrollar tecnología que convierta un CPAP no invasivo (máquinas de presión positiva continua en las vías respiratorias, utilizadas para ayudar a las personas con dificultad respiratoria leve), en ventiladores mecánicos para pacientes severamente enfermos de la vía respiratoria. Esta tecnología ha sido aclamada en todo el mundo como una invención innovadora que podría inclinar la balanza de las víctimas de coronavirus a nivel mundial.

El futuro es ahora

Tanto Ziv como Zimlichman enfatizaron que si bien la mayoría de las tecnologías presentadas aquí ya están empleadas en Sheba, el uso generalizado aún tomará algunos años, y eso no toma en cuenta el hecho de que las tecnologías aún se están perfeccionando y desarrollando. “Lo que hemos esbozado aquí es la habitación del hospital 1.0”, dijo Zimlichman. “Tenemos mucho más en la tienda, y para fines de este año, prevemos muchas más tecnologías”.

También te pueden interesar