La denuncia de la familia por la muerte de la joven que murió por mala praxis durante operación estética

Redacción Noticias Venezuela

Johana Martínez, de 22 años, emigró a Panamá hace dos años y regresó a Caracas con dinero ahorrado para la intervención. El pasado martes acudió al Centro Médico Iboma, en la avenida Urdaneta, para realizarse una lipotransferencia y murió en el proceso.

Caracas. La joven de 22 años llegó de Panamá el lunes 10 de junio. Emigró hace dos años y con su trabajo de camarera en una discoteca ahorró para hacerse una lipotransferencia. Johana Solsiré Martínez Rodríguez murió durante la operación, por presunta mala praxis.

Entró a quirófano a las 11:30 a. m. del martes 11 de junio en el Centro Médico Ambulatorio Social Iboma, ubicado en la avenida Urdaneta de Caracas. A su madre, quien la acompañaba, le informaron que la intervención duraría tres horas, pero después de ese tiempo se preocupó sin tener noticias.

Al preguntarle a la secretaria por Johana, quedó en acudir a la enfermera para darle información. Momentos después le dijeron que había sufrido una arritmia cardíaca.

La lipotransferencia es una operación estética que consiste en extraer grasa mediante la liposucción y agregarla en una zona en la que se quiera aumentar el volumen, como los glúteos, según portales especialistas en salud estética.

Johana era de Charallave. Se fue del país para buscar mejor calidad de vida y así poder enviarle dinero a su hijo, de seis años, quien también quedó huérfano de padre.

Mientras la familia de la muchacha permanecía sin obtener noticias de ella, dos funcionarias del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) acudieron al centro médico. Estuvieron aproximadamente una hora en quirófano y luego salieron con el doctor Delfín Miguel Argote Guerrero —responsable de la operación— a quien se llevaron detenido.

El cirujano estético se encuentra detenido en la sede de la policía científica de la avenida Urdanta, bajo investigación por presunta mala praxis.

“Si tú no has hecho nada malo por qué antes de avisarle a los familiares lo sucedido van dos funcionarios para allá. Arreglaron, hablaron con él, hasta que a las 6:00 p. m. que mi mamá con el desespero irrumpe y es que le dicen que falleció. No nos dijeron el motivo, contó Franyelis Rodríguez, hermana de la víctima.

Seis horas después de ingresar a la operación, a las 6:40 p. m. una enfermera les confirmó que Johana había fallecido. De acuerdo con la versión que suministró el anestesiólogo, la joven sufrió cuatro paros respiratorios, de los dos primeros pudieron estabilizarla pero de los siguientes no.

Franyelis detalló que al parecer el doctor Argote tiene unas amigas en el Cicpc, presume que una de ellas es su comadre, y teme que quede en libertad, pues aseguró que se han manipulado las pruebas patológicas a favor del doctor.

Hoy fue mi hermana, si este señor sigue en la calle, cuántas más van a ser. Ya no estará con nosotros y deja un hijo huérfano que también es huérfano de padre. Si se fue de este país fue para darle a su hijo el sustento que acá no podía darle y vino a encontrar la muerte. La justicia de aquí lo que está haciendo es ponerse a favor de aquellos que son tan asesinos como aquel delincuente que carga con un arma”.

Pidieron a la policía científica que investigue lo sucedido. El centro Iboma, ubicado en el edificio General Páez, se encuentra cerrado hasta que culminen las experticias. Se conoció que este 12 de junio no acudieron los empleados, en vista de que pasaron una circular al personal de seguridad informando que no prestarían servicios por el proceso legal.

La joven conoció el centro Iboma por recomendación de una amiga. Según sus familiares, se puso en contacto con el médico desde Panamá. Estaría un mes en Venezuela antes de retornar, reseña Crónica Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *