Atetosis: conociendo un trastorno del movimiento

La atetosis es el conjunto de movimientos involuntarios lentos, fluidos y de contorsión. Generalmente afecta a manos y pies. Esta palotogía es una manifestación poco común de ciertas enfermedades neurológicas, en especial del daño anatómico o funcional de los ganglios basales.

¿Qué son los ganglios basales?

Recreación de glándula pituitaria

Los ganglios basales, son unas estructuras formadas por sustancia gris y están ubicados en la porción central del cerebro. Se caracterizan por una gran cantidad de conexiones con otras estructuras dentro del encéfalo. Están formados por el núcleo caudado, putamen y globo pálido.

Participan en la ejecución y mantenimiento de la actividad motora, por lo que alteraciones anatómicas o funcionales, dadas por déficit o exceso de ciertos neurotransmisores, se manifiestan de manera evidente en forma de movimientos anormales.

Trastornos de los ganglios basales

La mayoría de los trastornos de los ganglios basales están Redacción Noticias Venezuelas con alteraciones funcionales. Esto se debe a un déficit o exceso de ciertos neurotransmisores, lo cual da lugar a hipo o hiperactividad eléctrica en dicha región. Esta hipo o hiperactividad se pone de manifiesto en la actividad motora de la persona afectada.

Existe una gran cantidad de movimientos anormales, como la corea, distonía, temblores o atetosis. La corea consiste en movimientos involuntarios repetitivos, breves e irregulares.

Los movimientos son hasta cierto punto rápidos y se inician en una parte del cuerpo, pasando a otra de un modo brusco e inesperado, y a menudo de forma continua.

La corea habitualmente afecta la cara, la boca, el tronco y las extremidades. El hemibalismo es un tipo de corea que por lo general implica movimientos espásticos involuntarios violentos de un brazo o de una pierna. Los movimientos son más amplios y más intensos que los de la corea.

La atetosis, al igual que otras manifestaciones como la corea, puede ser provocada por una gran cantidad de enfermedades. Además, su presencia orienta de cierta manera el diagnóstico. La corea y la atetosis, que pueden presentarse simultáneamente como coreoatetosis. No son trastornos en sí mismos, sino que más bien son síntomas producidos por diversos trastornos muy diferentes.

Lee también: La capacidad motora en los niños: 10 tips para estimularla

¿Qué es la atetosis?

Resonancia magnética del cerebro

Los trastornos del movimiento pueden dividirse en dos tipos, aquellos correspondientes a los síndromes hipocinéticos e hipercinéticos, en función del tipo de actividad motora involucrada.

Los síndromes hipocinéticos incluyen la enfermedad de Parkinson, los trastornos neurodegenerativos, y parkinsonismo secundario. Estas enfermedades se caracterizan por síntomas propios, pero debido a medicamentos u otras causas orgánicas. Esto incluye fármacos, enfermedades infecciosas, traumatismos e hidrocefalia.

Los síndromes hipercinéticos incluyen una serie de signos evidentes a la exploración física que incluyen temblor, corea, distonía, tics y mioclonías. Lo que diferencia la atetosis, también llamada corea lenta, de otros trastornos es que los pacientes son incapaces de mantener una parte del cuerpo en una posición determinada. Se manifiesta con movimientos lentos, constantes e inevitables.

Generalmente se presenta en las porciones distales de los miembros, lengua y garganta, aunque puede suceder en cualquier parte del cuerpo. Los movimientos lentos característicos de este trastorno permite diferenciarlo de otras alteraciones como la corea. Aunque existen formas clínicas similares llamadas coreoatetosis.

El término coreoatetosis se aplica para distintas enfermedades generativas como la enfermedad de Huntington, muy temida por el curso inevitable de la enfermedad.

También te puede interesar: Relación entre el párkinson y las enfermedades autoinmunitarias

Otras causas de atetosis

Existen otras causas de atetosis como las infecciones del sistema nervioso central como la encefalitis. Están relacionadas con el daño difuso y grave de todo el tejido cerebral. Por este motivo, los trastornos del movimiento y signos son bastante comunes.

Por otro lado, los trastornos autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico también pueden cursar con este tipo de alteraciones neurológicas, aunque no es la presentación más típica de la enfermedad.

Sin embargo, estos pacientes deben recibir un tratamiento a largo plazo con inmunosupresores como esteroides. Como consecuencia, es posible que haya una tendencia a las infecciones del sistema nervioso. Esto puede desencadenar trastornos del movimiento, algo parecido a lo que pasa en la encefalitis.